El TC sortea las últimas trabas de la Generalitat antes de la sentencia

El Tribunal abordará hoy los intentos de la Generalitat y el Parlament de forzar su inhibición del Estatut. 

Casas no quiere entorpecer en la precampaña catalana
Casas no quiere entorpecer en la precampaña catalana

Los diez magistrados que deben resolver el recurso contra el Estatut de Cataluña cerraron de un plumazo la posibilidad de que su compañero Pablo Pérez Tremps se incorporase a las deliberaciones, tal como pretendía la Generalitat que preside José Montilla. Hasta el punto de que el Pleno decidió no tramitar siquiera el recurso contra el rechazo inicial a tal pretensión.El Ejecutivo de Montilla pretendía que Pérez Tremps pudiese votar la sentencia en todos sus aspectos, excepto en las cuestiones que motivaron su recusación, relacionadas con la actuación de la Generalitat con el exterior.

El pasado día 11, el Tribunal Constitucional desestimó la pretensión de la Generalitat y afirmó que su acuerdo de estimar la recusación de Pérez Tremps, en febrero de 2007, era «firme e irrecurrible». Ahora, vuelve a reafirmar su criterio en un auto que se notificará hoy a las partes.Sin embargo, el Pleno no abordó ayer los recursos de la Generalitat y del Parlament catalán contra la decisión del tribunal de declararse competente para dictar la sentencia por el recurso contra el Estatut y, de esa forma, rechazar la pretensión de «inhabilitar» al mismo por el hecho de que el mandato de cuatro de sus magistrados hubiese vencido hace ya dos años y medio. Estos recursos serán tratados en la reunión de hoy y, según fuentes jurídicas, serán igualmente desestimados.

Tanto la Abogacía del Estado como el Partido Popular solicitaron al tribunal que se rechazasen los recursos. De hecho, los Servicios Jurídicos del Estado consideran que la propuesta de la Generalitat de Cataluña para que el Tribunal Constitucional se abstenga de resolver el Estatut «carece de fundamento», es una invitación a que los magistrados «incumplan los deberes de su cargo» y llevaría a resultados «palmariamente inconstitucionales».

Esta circunstancia, la resolución de esos recursos, hará que el debate sobre el borrador de sentencia redactado por la presidenta del TC, María Emilia Casas –muy similar al de Elisa Pérez Vera–, pueda retrasarse incluso un día más. Una sentencia que apunta a una profunda división del TC y con no pocos votos particulares.

Cuatro años y cuatro vacantesAl no existir un consenso mínimo que garantice que el texto de Casas salga adelante, la propia presidenta ha elegido una fórmula para, de una vez por todas, resolver un recurso que camina ya hacia los cuatro años desde su interposición: la votación artículo por artículo. Esta «solución» haría posible que la próxima semana se pudiese dictar la correspondiente sentencia, lo que originaría que de forma inmediata se abordase por PSOE y PP la renovación de los cuatro magistrados con mandato vencido desde diciembre de 2007: María Emilia Casas, Guillermo Jiménez, Jorge Rodríguez-Zapata y Vicente Conde. Además, en noviembre vencen los de Eugeni Gay, Pérez Vera y Javier Delgado, a los que hay que unir la vacante por fallecimiento de García-Calvo.