Sensatez política

La Razón
La RazónLa Razón

Ante un líder que se despide, pero no se va, el portavoz de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, realizó un discurso lleno de lógica y cercano a los problemas ciudadanos. Haciendo gala del que ha sido siempre su lema electoral, «Sentido común», el hombre fuerte de los catalanes en Madrid propuso la única salida: un Pacto de fin de Legislatura que aborde profundas reformas, como paso previo a la convocatoria de elecciones en otoño. Más allá de sus reivindicaciones hacia Cataluña, Duran defendió los intereses generales, en el marco de una Europa que nos mira de reojo. Con un prisma claramente económico, el líder catalán evocó etapas de colaboración e inversiones prósperas. Entre ellas, el histórico Pacto del Majestic, bajo el Gobierno de Pujol, hábilmente urdido por CIU y el entonces vicepresidente, Rodrigo Rato. En su estilo responsable pero contundente, le dio todo un repaso a Zapatero a propósito de la reforma laboral, ley de morosidad o las líneas de crédito del ICO. Sin olvidar las necesidades de Pymes y autonómos, fuertemente castigados. O las pensiones, que desvinculó algo enojado de los traspasos sanitarios, al recordar el papel de CIU en el Pacto de Toledo. En su equilibrio entre dirigente catalán y portavoz en el Congreso, arrancó elogios de un desnortado presidente del Gobierno. Una vez más, por su tono dialéctico. Similar al del PNV, Josu Erkoreka. Ante lo agotado, sensatez política.