Una pareja de gaviotas patiamarillas anida en un macetero de Zaragoza

Una pareja de gaviotas "patiamarillas"ha anidado en un macetero, situado en el centro de una pequeña laguna artificial anexa a las piscinas del Parque del Agua de Zaragoza, en las inmediaciones de las riberas del Ebro.

Este comportamiento inusual en esta especie de gaviotas, que raramente abandonan su entorno natural en ambientes marinos o en embalses, ha sido destacado hoy a los medios de comunicación por un técnico del Grupo de Anillamientos Científicos de Seo Birdlife en Aragón, Carlos López.

López ha resaltado que otro dato "curioso"es la presencia de un tercer ejemplar adulto que colabora en la alimentación de los polluelos, en una combinación denominada por los especialistas "trío poliándrico".

Los tres polluelos y los ejemplares adultos que se encargan de su cría viven ajenos al bullicio de las piscinas públicas que se encuentran a unos pocos metros del macetero.

El técnico de Seo-Birdlife ha anillado a los tres polluelos, que rompieron el cascarón hace poco más de un mes y de un peso aproximado cada uno de 350 gramos, y posteriormente ha explicado que su desarrollo es "normal y correcta".

Este grupo constituye el primer caso detectado en Zaragoza de gaviotas "patiamarillas"que nidifican en un entorno netamente urbano.

López ha comentado que aunque en invierno suelen desplazarse al interior en busca de alimento, "lo raro es que esta clase de gaviotas críen en la proximidad de las ciudades".

Las gaviotas "patiamarillas"son de las más grandes y de presencia mucho menos frecuente que las "reidoras", miles de las cuales llegan todos los años a las riberas del Ebro en busca de alimento.