ETA ha robado 40 coches en el norte de Francia en lo que va de año

ETA ha robado en Francia, en lo que va de año, 40 coches, de los que treinta han sido ya recuperados, la mayoría quemados, según han informado a LA RAZÓN fuentes antiterroristas. La principal novedad con respecto a 2009 y 2008 radica en que los automóviles han sido sustraídos en la zona norte del vecino país, en un amplio círculo en torno a la capital, París.

Vista del concesionario de coches, cerca de París, en el que tres miembros de ETA robaron varios vehículos el pasado mes de marzo
Vista del concesionario de coches, cerca de París, en el que tres miembros de ETA robaron varios vehículos el pasado mes de marzo

En años anteriores, los robos se cometían en el departamento de los Pirineos Atlánticos y en otros que son fronterizos con España o están próximos. El hecho de que las sustracciones se hayan producido ahora en el centro y en el norte demuestra que la banda ha desplazado sus infraestructuras a esas zonas del territorio galo, tal y como adelantó este periódico en su edición del pasado 21 de marzo.

Como es habitual en ETA, los vehículos han sido robados por el sistema del «descuido», con las llaves puestas, al aprovechar que sus propietario los tenían aparcados en las puertas de los domicilios o los habían dejado abiertos mientras realizaban una gestión de corta duración.

Esta circunstancia evita a los terroristas la manipulación de los sistemas de arranque y dirección, con lo que, una vez «dobladas» las matrículas (cambiadas por otras correspondientes a un coche del mismo modelo y color) no levantan sospechas.

La mayoría de los automóviles robados son turismos o mono volúmenes para transporte de personas. No se ha detectado la sustracción de furgonetas, que son las que suelen ser utilizadas como vehículos bomba.

Sin embargo, las fuentes consultadas advierten de que ETA cuenta con explosivos, pistoleros y dinero suficientes para cometer un atentado en cualquier momento. La anunciada suspensión de las «acciones ofensivas» no garantiza, en absoluto, que la banda, sin previo aviso (ya que no ha fijado un plazo para dicha suspensión) pueda perpetrar una acción criminal.

ETA ha dejado claro, desde que hizo ese anuncio, que mantiene la extorsión a los empresarios, que llama «impuesto revolucionario» y las tareas de «abastecimiento», entre las que están incluidos el robo de coches. Si la banda no está más activa, subrayan las mencionadas fuentes, es por la presión policial de las Fuerzas de Seguridad españolas y francesas. Además, es la que le ha obligado a ETA a disfrazar su falta de operatividad en una especie de gesto graciable para abrir un nuevo «proceso de paz». Expertos antiterroristas de ambos lados de la frontera han advertido de que la banda pretende aprovechar esta pseudo tregua para reorganizar sus maltrechas infraestructuras, por lo que es absolutamente necesario mantener todo la presión posible sobre los pistoleros.


La Audiencia condena a seis años de prisión a 15 «borrokos»
La Audiencia Nacional ha condenado a seis años de cárcel a 15 jóvenes de San Sebastián a los que considera miembros de la organización ilegal Segi y a los que atribuye una multitud de ataques y atentados de «kale borroka» en la ciudad guipuzcoana.
La Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional encontró a los 15 jóvenes culpables de un delito de integración en organización terrorista.

El juez decidió absolver por falta de pruebas a dos acusados, según consta en la sentencia hecha pública ayer, de 50 folios. El fiscal había pedido para los 17 procesados, que habían sido detenidos en una operación desarrollada entre los meses de octubre, noviembre y diciembre de 2007, una pena de ocho años de prisión.

La Audiencia considera probado que los 15 condenados, «al menos desde el año 2005, integraban diferentes "taldes"en San Sebastián de la organización Segi», distribuyéndose por los distintos barrios de la ciudad, informa servimedia.