Ana Milán: «Nunca he pagado una cena a medias»

Profesión: actriz. Fue periodista. Nació: en 1973, en Alicante.Por qué está aquí: presenta su libro «Sexo en Milán» (MR) precisamente a la vuelta de su luna de miel.

&nbsp
&nbsp

–«Sexo en Milán». ¿Está invitado Berlusconi?
–Espero que no. El título es un pequeño homenaje a las chicas de «Sexo en Nueva York» que me descubrieron la complicidad entre mujeres y más cosas. Lo que te da una amiga no te lo puede dar un hombre.

–Por lo que he visto, el libro debería titularse «Amor y comida». ¿Por qué decimos sexo cuando queremos decir amor?
–Tengo muy pegado el sexo al amor. Nunca he tenido sexo sin amor.

–Está dedicado a todas las chicas que besaron varias veces por primera vez. ¿Cómo se hace eso?
–Cuando te rompen el corazón y te lo recompones, besas por primera vez.

–Dice Jane Fonda que el sexo es mejor a los 73. ¿Le creemos?
–Se lo diré dentro de 36 años. A los 37 es estupendo, mejor que a los 20.

–Jane recomienda pastillas de testosterona...
–Yo, risas y complicidad. Es el mejor afrodisíaco que hay.

–Shirley MacLaine cuenta que se acostó con tres tipos distintos en un día...
–Yo no he llegado a eso. Me aterra sólo pensarlo.

–¿Por qué las estrellas cuentan esas cosas cuando están talluditas?
–Porque ya les importa todo un pimiento. Yo valgo más por lo que callo que por lo que cuento.

–Un tribunal francés ha multado a un hombre por no cumplir en la cama durante años. Tendrá que pagar 10.000 euros a su esposa.
–Muy bien hecho. Habría que multarle también a ella por la cobardía de no haberle dicho adiós.

–¿Vale echarle la culpa a la crisis de la falta de cumplimientos?
–No vale. La natalidad creció por el crack del 29.

–Cosas que no les gusta a las mujeres, según usted. Por ejemplo, que el hombre no pague la primera cena. ¿No vale ir a medias?
–No. El hombre debe invitar la primera vez. Yo nunca he pagado una cena a medias. Prefiero invitar.

–No les gusta que miremos el culo a otra. ¿Ni llevando gafas de sol?
–Nos damos cuenta, lo hacéis tan mal...

–Que preguntemos en la cama: ¿qué tal he estado?
–Eso es un horror. Si preguntas es que ha ido mal. Los cuerpos hablan.
–En realidad, ¿qué es lo que menos les gusta a las mujeres?
–La falta de atenciones. Para la mujer es básico el detalle. La felicidad es a veces poner una vela en la mesa para cenar.
–La nueva recesión impondrá la cena a dos velas.