África

Muere un marroquí que intentó ayudar a un desempleado que se quemó a lo bonzo en Rabat

El partido opositor marroquí Al Adl wal Ihsane (Justicia y Espiritualidad) ha confirmado este martes que uno de sus miembros ha muerto después de sufrir quemaduras la semana pasada cuanto intentaba ayudar a un diplomado sin empleo que se había quemado a lo bonzo en Rabat.

El joven, identificado como Abdelwahab Zidoun, de 27 años, murió en un hospital de Casablanca después de resultar herido durante una protesta de universitarios que reclamaban al Gobierno la creación de puestos de trabajos en el sector público. Los manifestantes sobrevivieron a las heridas, aunque uno sigue en una unidad de cuidado intensivo.

Un portavoz de la formación islamista, Hassan Benajé, ha culpado a las autoridades de la muerte de Zidoun por impedir la llegada de agua y comida a la zona donde se celebraba la protesta, unas instalaciones del Ministerio de Educación.

Por su parte, el ministro de Comunicación, Mustafa el Jalfi, ha reiterado que "la libertad de manifestación está garantizada en la ley"y que el fallecimiento de Zidoun es "un triste y trágico incidente". "Nuestra prioridad es proporcionar trabajos para los desempleados", ha explicado, al tiempo que defendido las "negociaciones"que se han abierto con este fin.

Más del 30 por ciento de los jóvenes marroquíes no tienen empleo, mientras que la pobreza afecta ya a una cuarta parte de los 33 millones de habitantes del país.