Sincronizada / Camino del podio

Fuentes y Ona Carbonell ya son terceras en la rutina técnica de dúo

Andrea Fuentes y Ona Carbonell, en la piscina
Andrea Fuentes y Ona Carbonell, en la piscina

Londres- No defraudaron y ya están inmersas en la lucha por las medallas. El «Zapateao» acuático nunca había salido tan sumamente perfecto a las chicas de sincronizada. «Estoy muy orgullosa porque han hecho un trabajo a nivel de excelencia», comentó ayer Anna Tarrés después de que Andrea Fuentes y Ona Carbonell ejecutaran con una puntuación de 96 puntos la rutina técnica de dúo. Y para que la entrenadora catalana se sienta contenta no es fácil. Las españolas quedaron a tan sólo a una décima de las chinas en el primer día de competición. Pero están convencidas de que tienen muchas posibilidades de llevarse la plata, ya que con el tango que hoy representan en rutina libre prometen superarlas para conquistar la plata sólo por detrás de las rusas.
La pareja formada por Huang Xuechen y Liu Ou –que ya les quitaron la plata en Pekín– son sus principales rivales. Las rusas están a otro nivel. Tienen prácticamente asegurado el oro tras conseguir ayer 98,2 puntos. «Han estado muy bien, aunque la diferencia de puntuación ha sido excesiva. El ejercicio es muy bonito, pero me gustaría verlas haciendo nuestra coreografía. Además, seguro que si hubiéramos salido después de las chinas estábamos en segunda posición», decía Tarrés.
Y es que el hecho de salir segundas a actuar influye y mucho. El público aún no ha entrado en calor y el jurado cuenta con muy pocas referencias. Pero Andrea explicaba ayer que con el tango de hoy seguro que dejan a todos impresionados. «Llevamos más tiempo practicándolo y creo que tiene más potencia y dificultad que el ejercicio de las chinas», dice Andrea. Con la retirada de Gemma Mengual, a sus 29 años ella es la veterana. Es la que lleva el peso del equipo y, a pesar de la responsabilidad, ayer se mostraba «más tranquila que cualquier otro día». Los 96 puntos obtenidos le dieron aún más seguridad si cabe, porque nunca había alcanzado una puntuación tan alta en los tres años que lleva con Ona como pareja. «No sé cómo puede ir al final, pero nuestro objetivo era conseguir una buena puntuación y lo hemos logrado. Estamos orgullosas», comentaba abrazando a su compañera con la que dice que comparte sentido del humor e incluso ya hasta gestos. «Hay gente que nos ha llegado a preguntar si somos hermanas. La verdad es que nos compenetramos muy bien y ella me transmite su espíritu de superación y su espontaneidad», señaló.
Ona, por su parte, también alabó a su compañera asegurando que es «muy humilde y gran profesional» y dijo que, a pesar de que son sus primeros Juegos, tampoco estaba nerviosa. «Ya en cada entrenamiento nos hemos puesto mucha presión. Me he notado segura. Lo he intentado hacer como si se tratara de un entrenamiento más», matizó.
Mañana será cuando la pareja tendrá que repetir uno de los dos ejercicios. Será el tango de la rutina libre, con el que esperan colgarse la medalla de plata y superar a las chinas.