El secreto de los guapos

¿Qué hace guapa a una persona? Para gustos, indudablemente, los colores. De los ojos o de la piel. O el tamaño de los labios. O la mirada. O el pelo. O las orejas. Un estudio ha analizado dónde está el éxito de los guapos. Los resultados aportan algunas sorpresas.

La modelo Adriana Lima y el actor Tom Welling
La modelo Adriana Lima y el actor Tom Welling

Las actrices más guapas, los cantantes más atractivos, los famosos más seductores. Quien más quien menos tiene su lista de favoritos, aquellos destinados a decorar las paredes del cuarto o las carpetas escolares.¿Por qué en la mayoría de los casos coinciden? ¿Qué lleva a nuestro cerebro a considerar a otra persona guapa? Un estudio realizado por los psicólogos Christopher P. Said de la Universidad de Nueva York, y Alexander Todorov, de la Universidad de Princeton, ha intentado determinar dónde está el secreto de las preferencias faciales.Para empezar, una primera consideración: los rostros comunes son los menos atractivos para los demás. El que tiene algo distinto a los demás parte con ventaja. Hasta ahora, sin embargo, se pensaba que nos gustaban especialmente los rostros "cotidianos", los de la mirada interesante o la melena de rubia de toda la vida. En su investigación, los dos psicólogos elaboraron una especie de "mapa digital de rostros"en el que en lugar de combinar únicamente las características más fundamentales (ojos, labios, pelo), introducían hasta un total de 50 factores, divididos según sus formas (por ejemplo, el grosor de los labios y el tamaño de la nariz) y el concepto de la reflectancia, es decir, la "iluminación facial", el color de la piel, la intensidad del rojo labial o la sombra de los ojos.Software específicoA continuación, crearon un software que creó miles de tipos de rostros, que sometieron al examen de veinte estudiantes del sexo femenino y otros tantos del sexo masculino, encargados de juzgar la belleza y el poder de atracción siempre del sexo opuesto.Con los resultados obtenidos, el software determinó qué es lo que nos lleva a considerar atractivo un rostro, así como a averiguar cuánto debería cambiar cada rostro para aumentar el éxito que tiene entre el sexo opuesto.Los resultados ofrecidos por los participantes en el estudio demostraron que los hombres prefieren a los rostros de mujeres con formas y reflectancia femeninas (fundamentalmente con labios gruesos y ojos grandes).Por su parte, las mujeres se inclinaron por los rostros con reflectancia masculina, valorando especialmente la piel morena, pero, en contra de lo que se creía, con forma femenina.