Mojama

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Pues para no levantarnos al paso de la bandera americana, sólo nos ha faltado pegar con Velcro una bailaora y un toro en la pantalla de plasma de la suite de Michelle Obama. Los mejores días de Berlanga han reaparecido con la intensidad de una comedia de los 70. El turismo es un gran invento, con José Luis López Vázquez sobre una tumbona con traje y corbata. Cuando los españoles sacamos los complejos para sublimarlos, volvemos a ser los paletos de siempre, le sonreímos al señorito y nos echamos al suelo, olisqueando las piezas que el amo mata para cobrárselas en la boca, igual que Alfredo Landa en Los santos inocentes. Aquí o calvos o contres pelucas. O yankee go home, nos cargamos las bases y sacamos a los pesebreros a las manifestaciones, o americanos, os recibimos con alegría, como el reiterado Bienvenido Mr. Marshall. Lo más curioso se vivió en el Generalife, cuando una de las gitanas del probe Miguel, que hace mucho tiempo que no sale, invitó a la primera dama a regresar con su marido: «vuelva usté con el Mojama».El Mojama y su cuadro flamenco. Olé la gracia que se mezcla con la ignorancia. A la gitana le daba igual lo que viniera con tal de cobrar, hacerse una foto con la invitada y luego regresar al barrio para contarle a las comadres la tarde que pasaron como íntimas amigas. Luego, a ampliar la foto de la Obama a tamaño póster y a colgarlo en el salón del VPO del ayuntamiento, sobre el sofalito de escai, junto a La Macarena y la foto del Yosua haciendo la comunión. Espero que alguien del sector turístico haya sacado provecho de esto, porque si no, el descojono en la Casa Blanca se va a oír hasta en Moncloa. Que haya alivio, amigos.