ANÁLISIS: Torres es el talismán por Julián Redondo

La Razón
La RazónLa Razón

–Entró en el minuto 86 y Drogba, tras el saque de esquina de Mata, empató en el 88 el tanto de Müller. Hasta entonces, el Chelsea no se desmelenaba ni al contragolpe. «El Niño» metió el gol que dio a España la Eurocopa en 2008, participó en el de Iniesta en el Mundial 2010 y hoy es campeón de Europa.

l ¿Sorprendieron los planteamientos de Bayern y Chelsea?
–En absoluto. El equipo alemán salió a por el partido desde que Proença indicó el comienzo y el inglés planteó un encuentro de corte similar al que le sirvió para eliminar al Barça. El Chelsea, rácano hasta la desesperación, se lo volvía a jugar a que sonara la flauta... Y sonó en la tanda de penaltis, la primera que ganó el Chelsea; la primera que falló el Bayern.

l ¿Era un partido para que Mario Gómez y Drogba definieran la jerarquía del ariete?
–La diferencia sustancial entre ambos es que Mario podría necesitar cinco horas para hacer un gol y a Drogba podría bastarle un minuto... Mario dispuso de tres ocasiones y no materializó ninguna. Pero estaba arriba y su labor «defensiva» se limitaba a entorpecer la salida del balón desde el área del Chelsea. Drogba, en cambio, pasaba más tiempo defendiendo que atacando; pero marcó, e hizo el penalti que falló Robben en la prórroga. La picardía que le sobra como delantero le falta como defensa.

l ¿Lastraron las bajas el rendimiento de los finalistas?
–Terry, Ivanovic, Meireles y Ramírez, de haber podido jugar, no habrían alterado los planes de Di Matteo, fiel al «catenaccio». A Heynckes le faltaban Alaba, mejor y más efectivo en las subidas por la banda que Contento, Badstuber y Gustavo, ausencias menos apreciables.

l ¿Cuántas clases de fútbol hay?
–El que juega el Chelsea, cerrojazo puro, y el de los equipos que intentan ganar al ataque. Di Matteo, paradigma del candado, se ha salido, no obstante, con la suya. Si apreciable es la disciplina defensiva, deplorable es si los dos equipos la practican, pues sobrarían los porteros y el balón.

l ¿Para qué quiere el Chelsea a Torres?
–Sería un elemento fundamental si lograra alinearse con Drogba, pero eso para su entrenador es una invitación al suicidio.