José Luis Gutiérrez

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Nuestro compañero y amigo ha sido «El Conde de Montecristo» y hasta literariamente podría parecérsele. Catorce años ha aherrojado, víctima de los tribunales españoles por una ley de prensa franquista de 1966, misteriosamente vigente. Uno de los problemas que tiene la libertad de expresión es que si te inventas un cuento, no te ocurre nada, pero si das una noticia cierta, te arde el pelo. José Luis Gutiérrez, como director del desaparecido «Diario 16», publicó en diciembre de 1995 el hecho constatado de que un camión de los Domaines Royaux, o sea de los Dominios Reales, la empresa de los negocios particulares de la Casa Real alauita,transportaba un fondo falso de casi cinco toneladas de hachís. «Diario 16» tituló: «Cinco toneladas de hachís encontradas en un envío de una compañía que pertenece a Hassan II» y que intentó pasar a través de Algeciras. Se utilizó el derecho al honor del difunto sultán Hassan II como demonizador del periodista. Pues un juzgado de primera instancia, de la Audiencia Provincial de Madrid, el Supremo y el Constitucional, dieron la razón a Hassan II y dejaron a nuestro compañero a los pies de los caballos blancos del Alauita y Comendador de los creyentes de Alá. Está bien que intentemos procurar una difícil buena vecindad con Marruecos, pero tamaña bajada de pantalones de la Justicia española ha de abochornarnos. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo ha terminado por cancelar el calvario de nuestro colega finalizando su mazmorra de papel dándole plenamente la razón. Dudo que pueda hacer un viaje de turismo a Marruecos, porque allí no sólo existe la censura, sino que además intentan traspasarla a España, aunque sea en un camión real cargado de hachís. Fueron catorce largos años intentando conseguir su absolución doblegando incluso a nuestros medrosos jueces, que confunden los huevos con las castañas. Una Justicia que llega tan tarde no es Justicia.