El Govern prohíbe una protesta de PxC contra la mezquita de Salt

La conselleria de Interior anunció ayer que prohíbe la manifestación convocada por Plataforma per Catalunya (PxC) el sábado en Salt, que tenía como objetivo mostrar su rechazo a la construcción de una mezquita en el municipio. Interior argumentó que un informe conjunto realizado entre los Mossos d'Esquadra y la Policía Local de Salt indicó que la concentración podría derivar en graves altercados entre manifestantes y los colectivos musulmanes de la localidad.

Josep Anglada, tuvo que ser ayer escoltado tras abandonar la plaza del Ayuntamiento de Salt
Josep Anglada, tuvo que ser ayer escoltado tras abandonar la plaza del Ayuntamiento de Salt

Salt es uno de los municipios catalanes con una tasa de población inmigrante más alta, y ha sido objeto de polémica durante los últimos meses, por la proliferación de episodios vandálicos y la posible construcción de la citada mezquita, hecho que provocó la reacción contraria de PxC.
Los Mossos indicaron que la formación que lidera Josep Anglada repartió panfletos con el lema «Contra la mezquita salafista», lo que, según el informe, puede herir los sentimientos de la población musulmana, inmersa aún en la celebración del Ramadán.

Contramanifestación
El informe policial señala que esta conducta de PxC podría provocar el enfado de la comunidad musulmana de Salt, lo que derivaría en una especie de contramanifestación, en la que seguramente contarían con el apoyo de colectivos independentistas y antisistema.
En la misma línea, el informe de la Policía Local alerta de que jóvenes musulmanes de Salt están difundiendo en poblaciones vecinas la necesidad de «responder a la concentración de PxC con otra concentración el mismo día». También destaca que parte de la población saltenca vincula la percepción de inseguridad con el colectivo musulmán, lo que hace a su juicio más que probable la posibilidad de que en la manifestación se exhibieran pancartas o se gritasen lemas «de claro contenido xenófobo».

Por su parte, Anglada anunció que su partido presentará hoy un recurso contencioso–administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) contra la decisión de Interior. En declaraciones a Ep, denunció que la prohibición «atenta contra la libertad de expresión de PxC», y afirmó que lo que debería hacer la conselleria es «velar por la seguridad de los demócratas» que participen en la marcha y controlar a los que generen disturbios.

Anglada se mostró convencido de que el tribunal avalará la celebración de la marcha, y avisó de que, «sea como sea», PxC se concentrará contra la mezquita tal y como tenía previsto.
El líder de PxC aseguró que desconoce la existencia de los panfletos citados en el informe policial, y lamentó que Interior los utiliza como «excusa» para «prohibir el derecho constitucional de PxC de manifestarse contra una mezquita».

El alcalde de Salt, Jaume Torramadé (CiU), declaró que encuentra «perfectamente razonable» la decisión de Interior de no autorizar la manifestación de PxC, y consideró que Anglada «está en su derecho» de recurrirla, porque «estamos en un estado de derecho». El alcalde hizo un llamamiento a la población para que no se manifieste e insistió en que «hay motivos más que suficientes y perfectamente explicados por Interior para no autorizarla». Torramadé añadió que «después de la manifestación los habitantes de Salt deben seguir viviendo aquí, todo sería echar leña al fuego».


Denuncian amenazas
La ex concejal de Plataforma per Catalunya (PxC) en Salt Juana Dolores Martínez presentó ayer ante los Mossos d'Esquadra una denuncia contra el dirigente de esta formación, Josep Anglada, y contra la dirección del partido, por, según ella, haberla amenazado para que entregue su acta de concejal. El pasado día 16, el cabeza de lista de PxC en Salt, Carles Bonet, y la número tres, Juana Dolores Martínez, hicieron efectivo su pase al grupo mixto alegando «razones de conciencia, ética y moral», con lo que la formación xenófoba se quedó con una sola edil en el consistorio.