ANÁLISIS: El voto del mercado por Daniel Pingarrón

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

l ¿De qué manera pueden recibir los mercados a partir de hoy la victoria de Hollande?
– Teniendo en cuenta el grado de imprevisibilidad que tienen los mercados en el corto plazo, lo más probable es que la victoria de Hollande estuviera descontada desde hace días. Con todo, a partir de ahora, el nuevo presidente francés va a obligar a los mercados a juzgar y decidir entre dos factores de signo contrario: un aumento del riesgo asociado a la deuda europea frente a la expectativa de nuevos impulsos monetarios y políticos al crecimiento económico.

l Entonces, ¿cree que daban por hecho una victoria socialista o preferían el triunfo de Sarkozy?
–Es difícil adivinarlo, pero en el contexto de recesión y empeoramiento económico actual, la magnitud que tiene la expectativa de nuevos estímulos al crecimiento es mayor que la aversión al riesgo de un empeoramiento de la deuda francesa (fruto de las políticas anunciadas por Hollande, como el retraso en el ajuste, el adelanto de la edad de jubilación o la creación de más empleo público). Si la victoria de Hollande no provoca a medio plazo un cambio en las actuales políticas económicas europeas, los mercados castigarán a los activos franceses, y los españoles se contagiarán de ello.

l ¿Considera tan decisiva esta victoria para el futuro rumbo económico de Europa, como se ha dicho durante la campaña electoral?
–Potencialmente, sí podría serlo. La cuestión ahora es comprobar en qué medida Hollande va a tener un efecto real en las políticas europeas (más allá de las francesas). El reto se ubica principalmente en dos áreas: un cambio en los Estatutos del BCE y la utilización de fondos europeos y del Banco Europeo de Inversiones. Cuestiones como el retraso (un año) de los ajustes fiscales pueden tener un efecto menor, y la creación de eurobonos es un proyecto a más largo plazo.

l ¿Se atreverá de verdad Hollande a plantar cara a Merkel y su política de austeridad a ultranza?
–Parece claro que lo intentará. Pero Alemania tiene un poder de facto muy superior al de Francia. Sarkozy también intentó durante su mandato implementar medidas que matizasen la política ortodoxa de austeridad de Merkel, y no tuvo ningún éxito. De tal forma que no todo está en manos de Hollande, ni mucho menos.

l ¿Se abrirán dos bloques en la UE a partir de ahora o están obligados a entenderse cuanto antes? ¿En qué puede ceder cada uno?
–Esos dos bloques ya existían. En un lado se encontraban Alemania, Austria, Finlandia y Holanda. En el otro bloque, el resto de países. La Francia de Sarkozy era una suerte de híbrido que finalmente decidió posicionarse mayoritariamente del lado de Alemania. Ahora, el bloque de los países que están en peor situación gana un poderoso aliado. Pero la Alemania de Merkel no da síntomas de preocupación ante este hecho.

 

Daniel Pingarrón
Estratega de mercados de IG Markets