Leonardo: «Dos Puertas Grandes seguidas en Madrid es más que un sueño»

El gran triunfador, Leonardo Hernández, paseó las dos orejas del sexto toro gracias a una faena a caballo entre el valor y la pureza, la más rotunda de la función de hoy en Las Ventas, que le valió su segunda Puerta Grande consecutiva en esta plaza: "dos triunfos seguidos aquí es más que un sueño"

"Estoy en un momento impresionante. Tanto yo como la cuadra. El otro día di una dimensión más cercana a lo que realmente siento por el rejoneo. Hoy ha sido diferente, la corrida ha sido imposible, muy descastada, había que echar los caballos muy encima para que la gente vibrara, y creo que lo he conseguido con creces".Dos orejas, que pudieron ser más de haber acertado a la primera con el rejón de muerte en el tercer toro: "Es la única laguna de esta tarde. He pinchado dos veces a mi primero, y se ha esfumado la posibilidad de pasear a lo mejor una oreja más; pero da igual, lo importante es que ahora mismo me van a llevar a hombros, y la felicidad que tengo no la cambio por nada en el mundo", concluyó Leonardo.El otro triunfador Diego Ventura, que cortó una oreja a cada toro de su lote y consiguió una nueva Puerta Grande en Las Ventas, esta vez con una corrida muy poco colaboradora con la que tuvo que poner toda la carne en el asador: "con toros buenos o malos, a Madrid siempre hay que venir a por todas"."Madrid es la plaza que me lo ha dado todo. Cada triunfo aquí es muy especial, y la verdad que hoy ha sido de los más difíciles que he conseguido, porque ninguno de mis toros me ha permitido estar como quería, no he podido lucir a los caballos, sin embargo, la actitud ha sido de no dejarme ganar la pelea, y a base de querer mucho he arrancado dos orejas de verdad", confesó Ventura.Especialmente importante, su primera labor. "Ese toro ha sido muy complicado, muy 'rajado' en tablas y había que apostar para arrancar esta oreja, porque además cuando se venía lo hacía con arreones y en un par de ocasiones con las cortas me ha puesto los pitones en las costillas", dijo el rejoneador.El quinto tampoco fue gran cosa, pero al menos "no ha tenido el peligro que el otro. Esperaba y arreaba también al embestir, pero no tenía tan malas ideas. Creo que los caballos, tanto en esta faena como en la anterior, han estado muy, muy bien, y eso también es positivo, que en las malas también saben responder perfecto",Vegas, cinco años despuésSergio Vegas volvía a Las Ventas después de cinco años "con mucha alegría, por el cartel, y en pleno San Isidro", pero al final marchó un tanto "fastidiado, porque he estado a gusto toda la tarde y no he rematado a la hora de matar". Su primera faena, con altibajos tuvo los momentos más emotivos en banderillas montando al caballo "Fary"."Un caballo increíble. Torea muy bonito, con sentimiento, tiene hasta pellizco. Cada día me gusta más; y con todos los respetos, me recuerda al gran "Cagancho"por su porte, su presencia en la plaza y lo bien que se desenvuelve". Pero sus dos toros, mansos en extremo, no fueron oponentes ideales para alcanzar el triunfo."Mi primero se ha cerrado mucho en tablas, pero yo me he encontrado bien y muy seguro. Lástima que lo he 'pinchado'".Y con el cuarto, algo parecido, faena ante un toro también "manso y sin celo", con el que "he tenido que poner todo de mi parte para obligarle. Creo que he estado perfecto con él. A lo mejor me he equivocado y tenía que haberlo sacado más a los medios, y sobre todo, matarlo a la primera".