El Gary pasa a planta tras la fuerte cogida en El Puerto de Santa María

La Razón
La RazónLa Razón

El subalterno Eduardo Gómez «El Gary», que fue cornedado el pasado jueves en la novillada sin picadores que se celebró en El Puerto de Santa María (Cádiz), pasó ayer a planta después de pasar la noche en la Unidad de Cuidados Intensivos de la Clínica los Álamos en la misma localidad gaditana. El banderillero sufrió una cornada de 25 centímetros en el muslo izquierdo, que afectó a la vena femoral, produciendo un desgarro de la misma.
Desde el entorno del torero de plata se muestran muy cuatos con los plazos de la recuperación, como comentó Sandra Moscoso, la novillera a la que acompañaba El Gary cuando se produjo el percance, «Con cornadas así hay que esperar un plazo de 48 horas para evitar contratiempos en la recuperación. Luego ya se verá, porque es un percance importante, pero él es una persona fuerte», comentó la joven.
Según recogía el parte facultativo que emitió el equipo médico que trabaja en el coso andaluz, la herida tenía dos trayectorias y que provocó daños en la masa muscular, así como en los vasos cercanos a la vena femoral. El grupo de galenos, encabezado por Julio Mendoza, intervinieoron al herido en la misma enfermería de la Plaza. Recosntruyeron los daños y limpiaron la zona para evitar posible infecciones. De todos modos se le dejaron puesto dos drenajes para alivar todo tipo de impurezas que pudiesen efectar a la recuperación.
Por otro lado, el mexicano Arturo Macías ya ha vuelto a los entrenamientos tras la espectacular cogida sufrida en El Puerto de Santa María y que le ocasionó una doble cornada en la caja torácica afectando a la pleura. De este modo, el diestro hidrocálido se prepara ya en el campo, donde matará varios toros a puerta cerrada en los próximos días, para su regreso a los ruedos mañana mismo en Barcelona, tan sólo tres semanas después del percance ocasionado por un toro del hierro de Buenavista.