El parque escultórico de Antonio Campillo será ampliado en octubre con diez relieves

MURCIA -El parque escultórico Antonio Campillo vuelve a brillar con todo su esplendor. Y es que ayer fueron inauguradas las esculturas «Saltando a la comba» y «La danza» que el verano pasado fueron robadas y destrozadas para su venta como chatarra. Las nuevas piezas han sido fundidas de nuevo y mantienen la numeración legal que tuvieran las anteriores, por lo que se consideran a todos los efectos obra original del autor.

El alcalde de Murcia, Miguel Ángel Cámara, acompañado por el presidente de la Fundación Antonio Campillo, Clemente García; el concejal de Cultura, Rafael Gómez; así como el heredero del escultor, Juan Pérez Ferra, presentó ayer las nuevas obras, que se incorporan al espacio de arte al aire libre, que será ampliado con diez obras más del maestro que serán inauguradas el próximo mes de octubre.

Durante la presentación, Cámara recordó que «la generosidad del maestro con Murcia no tenía límites. Involucrado en decenas de campañas solidarias, mientras sus obras embellecían importantes museos de todo el mundo, donó a la ciudad importantes piezas, entre ellas ‘La mujer en bicicleta' que le valió un Premio Salzillo, que se incorporó con éxito al paisaje urbano de Murcia, aportando nuevos elementos para la transformación de la ciudad a través de su patrimonio artístico».

Cámara insistió en la «brillante trayectoria de quien es Hijo Predilecto de Murcia, una sincera muestra del respeto, cariño y reconocimiento que los murcianos sienten hacia este escultor que supo conjugar su maestría con el amor hacia la ciudad de Murcia». Además, para que ningún turista abandone Murcia sin descubrir la belleza de la obra de Campillo, el alcalde de Murcia avanzó que en los folletos turísticos se incluirán itinerarios para que puedan admirar el parque escultórico de Campillo. Por su parte, Antonio Pérez Ferra desveló, de las diez nuevas obras con las que se ampliará el parque, que se trata de diez relieves que datan de finales de los cincuenta, «una época impresionante donde Campillo obtuvo dos premios nacionales de escultura y varias becas». Respecto a las dimensiones especificó que existen dos obras que miden 1,40 por 1,20 y otras que tienen una dimensión de 1,64 metros por 0,46. «Representan los oficios de la época y temas culturales de aquel momento en la ciudad de Murcia», concretó.
La reposición de las piezas ha corrido a cargo de la aseguradora que protege todas las esculturas que existen en la ciudad de Murcia. Desde que se produjo el ataque, el parque permanece vigilado por cámaras de seguridad para evitar nuevos destrozos.