MENÚ
domingo 17 noviembre 2019
15:22
Actualizado

La UE pacta con Rabat y hunde al campo español

Todos los eurodiputados españoles se oponen al nuevo acuerdo agrícola

  • La UE pacta con Rabat y hunde al campo español
  • La UE pacta con Rabat y hunde al campo español

Tiempo de lectura 2 min.

16 de febrero de 2012. 12:33h

Comentada
16/2/2012

BRUSELAS- La Eurocámara aprobó ayer el nuevo acuerdo agrícola con Marruecos que permitirá la entrada en el mercado comunitario de un nuevo listado de productos agrícolas marroquíes, pese a la oposición de los eurodiputados españoles que consideran que atenta contra los intereses de los agricultores del país. El acuerdo establece la liberalización del comercio de todos los productos agroalimentarios, salvo los que la UE considera sensibles, como el tomate, el pepino, el calabacín, la fresa, las clementinas, el ajo y el azúcar. Para estos productos, se aumenta también la cuota que Marruecos podrá vender a Europa, lo que preocupa a los agricultores de regiones como Canarias, Andalucía y Murcia. El resto, no tendrá un límite de importación ni precios fijos de entrada.

450.000 empleos en riesgo
El voto en contra del acuerdo de los eurodiputados populares «no es un "no" a Marruecos, es un "no" a un acuerdo desequilibrado que no contempla ni una sola garantía de que los derechos de aduana se van a pagar, propicia el fraude y permite una competencia desleal con nuestros productores abocándolos al abandono de sus cultivos», explicó el eurodiputado canario del PP, Gabriel Mato.

Los productores españoles anunciaron que recurrirán el pacto ante el Tribunal de Justicia de la UE. La organización agraria COAG aseguró que el acuerdo es un «mazazo» que hipoteca el futuro de 250.000 explotaciones y amenaza a 450.000 puestos de trabajo y más de 8.500 millones de euros en exportaciones al año.

Comparado con el anterior acuerdo con Marruecos, vigente desde enero de 2004, el nuevo texto liberalizará con efecto inmediato el 55% de los aranceles de productos agrícolas y de la pesca de Marruecos (antes era un 33%) y el 70% de los aranceles de productos agrícolas y de la pesca de la UE en un plazo de diez años (hasta el momento era un 1%).

La balanza comercial resultará positiva para la UE en su conjunto, aunque el tipo de productos europeos que Marruecos consume se produce en el centro y norte de Europa (cereales y leche), mientras que los productos marroquíes consumidos por los europeos (tomates, pepino, calabacín, fresas) compiten con los de los agricultores del sur de Europa.

La sevillana Teresa Jiménez-Becerril (PP) recordó que si este pacto tan perjudicial ha salido adelante «ha sido por el impulso del anterior Gobierno socialista español, que fue incapaz de negociar unas condiciones que no dañaran» al campo español.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs