Desavenencias en el Aniversario

El intento de suspensión resultó fallido. Un cuarto de hora de retraso, un barrizal de ruedo y todo eran preguntas: ¿por qué no estaba puesta la lona que protege el ruedo? Tal vez la respuesta la encontramos instantes después en el tendido: media entrada en la primera del Aniversario. En la primera de las de verdad: de riesgo auténtico.

El madrileño Matías Tejela, ayer, en la plaza de Las Ventas
El madrileño Matías Tejela, ayer, en la plaza de Las Ventas

La primera vez que la empresa de Madrid apostó por San Isidro en detrimento del Aniversario en todos los años que lleva al cargo de la Monumental y desde que se inventó la prórroga de junio. Más difícil todavía llegar al cierre de la primera edición, el reloj corrió a la contra, y la tarde. Sólo el tercero nos dio aliento para sobrellevar el ahora llueve ahora no, la fresca temperatura y una tarde desagradable en esencia, fría, tibia en emociones.

Le tocó la dicha a Matías Tejela. No duró una eternidad el toro, pero sirvió para desperezarnos, casi recuperar las ilusiones y poner el toreo otra vez en el centro de Madrid. Qué calidad tuvo el tercero de Los Bayones. Otro toro más que sale en Las Ventas este año. Tejela demostró buena actitud de salida. Buen aire tuvo el saludo de capa a la verónica, el quite, tersura en los vuelos. Se desplazó el toro con viveza en la muleta; apenas quince arrancadas, pero para disfrutarlas.

Dos tandas dio Tejela por la derecha, relajado, templado y en la verticalidad. Al natural firmó una serie honda, entregada el toro, queriendo encontrarse el torero. Fueron a menos los bríos del animal, las emociones en la faena... Era la hora de entrar a matar, del remate y el remate no fue ni de bronce... Dos metisaca y una estocada baja. Una pena. Resultó la única ilusión de una tarde para la desesperanza. Una corrida de Los Bayones, con dos sobreros, uno quinto de Fraile Mazas y sexto de Valdefresno, que tampoco remendaron el entuerto.

Imposible
Diego Urdiales pasó inédito por Madrid. No tuvo opciones. Ni una. Ni media. Ni un resquicio. Su primero, segundo de lidia ordinaria, fue devuelto a los corrales y el riojano corrió turno. El de Los Bayones nunca estuvo metido en la muleta. ¿Para qué? Hizo el esfuerzo pero quedaba la sensación de que todo iba en balde. En la misma línea se desarrollaron las cosas en el quinto. Rafaelillo se las vio con un primero que no tuvo mal estilo pero sí poco fondo y con un cuarto descastado hasta el infinito y más allá.

Otro color lucirá Madrid esta tarde. Tradicional Corrida de Beneficencia. Juan Mora, El Juli y Morante de la Puebla, quien se dejó ver ayer en el callejón de la Monumental. Miremos al futuro, no queda otra. Lo de ayer pintó por desavenencias, pasadas ya las siete y cuarto de la tarde.

Las Ventas (Madrid). Primera de la Feria del Aniversario. Se lidiaron toros de Los Bayones, el 5º, sobrero de Fraile Mazas, el 6º, sobrero de Valdefresno, desiguales de presentación, descastados, de poco fondo, salvo el buen tercero. Media entrada. Rafaelillo, de tabaco y oro, tres pinchazos, media, aviso (silencio); media (silencio). Diego Urdiales, de azul purísima y oro, media, tres descabellos, aviso (silencio); estocada (silencio). Matías Tejela, de rosa palo y oro, metisaca, metisaca, estocada baja, descabello (saludos con división); estocada baja (silencio).