EL ANÁLISIS Se consolida el efecto iniciado el 22-M

El 22-M no fue una simple advertencia, sino la manifestación de un posicionamiento por el cambio del electorado, que lejos de variar se confirma día a día desde aquella fecha.
Las comunidades autónomas que cambiaron de signo político hace cuatro meses lo volverán a hacer el 20-N. De hecho se prevé la victoria popular en todas las Comunidades Autónomas, salvo en Cataluña.

El PP logrará superar al PSOE, además de ser la lista más votada e incrementar sus diputados, en Andalucía, Aragón, Canarias, Extremadura, Baleares, La Rioja y pugnará por convertirse también en el primer partido en diputados en el País Vasco, en abierta disputa con el PSE-PSOE.

La victoria popular en Andalucía será histórica, pues será la primera vez que alcanzará los 31/32 diputados en esta comunidad, mientras que el PSOE-A bajará de 36 a 27/30 parlamentarios.

El Partido Popular seguirá como primera fuerza regional y aumentará su número de diputados en Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Castilla y León, Galicia, Comunidad de Madrid, Murcia, Navarra.

Se revalida como primer partido y repite escaños en Asturias, Cantabria, Ceuta y Melilla.
La única comunidad autónoma en donde a fecha de hoy no logrará ser la candidatura más votada y/o con más diputados será Cataluña, debido a la competencia directa con otra formación del centro-derecha; CIU que aumentará su representación de 10 a 13/15 diputados, mientras que los populares aspiran a pasar de 8 a 10/11, y los socialistas del PSC se mantienen a poco menos de dos meses en el entorno de los 17/19 diputados, perdiendo entre 6 y 7 diputados. ERC también verá reducida su presencia en el Congreso de los Diputados, pasando de 3 a 1. La única formación del «TRIPARTIT» que mejorará su representación será Iniciativa per Cataluña que pasará de 1 a 2 escaños.

El fenómeno político del 15-M que se manifestó a una semana de las elecciones locales y autonómicas del 22-M tiene una repercusión mínima en el resultado electoral previsto para el próximo 20-N, únicamente se constata un incremento del voto NULO o BLANCO que pasaría del 1,3% registrado en 2008 al 2,1% previsto para estas elecciones generales.