La CAM adelante con el Banco Base

La Caja Mediterráneo (CAM) "continuará adelante"con Banco Base, estudiará las consecuencias jurídicas del rechazo de Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura al proyecto de integración, y elevará las posibles reclamaciones que procedan, informó la entidad alicantina.

La CAM "lamenta profundamente"la decisión tomada por sus socios en Banco Base de abandonar el proceso de segregación de activos e integración "al que se habían comprometido".

Las mismas fuentes han señalado que la dirección de CAM ha comenzado a estudiar con sus asesores las consecuencias jurídicas de esta decisión y "los derechos que le puedan corresponder"por la ruptura de los acuerdos.

El presidente de CAM, Modesto Crespo, ha convocado al Consejo de Administración -posiblemente para mañana- con el fin de analizar "las nuevas posibilidades de asociación con otras entidades o de captación de recursos"y cumplir así con los requisitos del Banco de España y del Gobierno.

La asamblea general extraordinaria de Caja Mediterráneo (CAM) aprobó esta mañana la segregación de los activos y pasivos del negocio bancario de la caja a favor del Banco Base, pero esta tarde sus socios, en sus respectivas asambleas generales extraordinarias, han decidido no seguir adelante con el proceso de integración que habían acordado.


Cotiza en Bolsa
"CAM es la única caja de ahorros que cotiza en Bolsa y, por tanto, está obligada a la transparencia y sometida a continuas auditorías por parte de los organismos reguladores", han asegurado desde la entidad alicantina. En este mismo sentido, han subrayado el hecho de que tanto el Banco de España como el resto de las cajas socias "conocían desde hace meses las magnitudes económicas de Caja Mediterráneo", que incluso figuran en actas del Consejo del Banco Base y han sido analizadas y validadas por expertos independientes como KPMG y AFI.

A juicio de la entidad alicantina, "no se ha producido ninguna circunstancia nueva, con posterioridad a la firma del proyecto de segregación por los consejos de Banco Base y de todas las cajas que justifique la decisión de romper el Grupo". "Caja Mediterráneo no es responsable de la ruptura del acuerdo y considera que no existen argumentos que justifiquen el cambio de opinión del resto de socios", han aseverado fuentes de la entidad.

Tras la negativa de por Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura, fuentes próximas al consejo de CAM han indicado a EFE que esta decisión es "un varapalo", ya que en la asamblea general celebrada esta mañana "había cierto optimismo"en la consecución del SIP.
Estas mismas fuentes dan por sentado que la dirección de CAM tiene "un plan b"que hoy, "dado ese optimismo, no han contado en la asamblea".