Uribe muestra el santuario de las FARC

El presidente, Álvaro Uribe, no quiere irse sin recordar a su sucesor, Juan Manuel Santos, que Hugo Chávez protege a las FARC. Por eso y pese a riesgo de boicotear los intentos de acercamientos de Santos con el mandatario bolivariano, el Gobierno colombiano ha decidido pasar a la acción y presentar ante los medios las pruebas que certifican que Venezuela es un refugio de terroristas.

Tras la operación Jaque y los litigios abiertos por el Gobierno de Ecuador, Uribe sabe que en estos momentos la ONU no respaldaría un nuevo bombardeo en el territorio vecino. Al Gobierno colombiano no le queda otra que denunciar públicamente que los guerrilleros se encuentran en Venezuela, a la espera de que la comunidad internacional presione a Hugo Chávez para que tome cartas en el asunto. Con este fin, Colombia mostró vídeos e información que prueban que varios líderes de las FARC y el ELN se encuentran en Venezuela, en el más reciente episodio de tensión de las deterioradas relaciones entre los dos países.El ministro de Defensa, Gabriel Silva, enfatizó que «la permanente tolerancia» de la presencia de los rebeldes en territorio venezolano representa una amenaza a la seguridad nacional de Colombia, tras precisar que las pruebas fueron obtenidas gracias a los interrogatorios a los guerrilleros desmovilizados. Los vídeos, tomados en el campamento «Bolívar», 25 kilómetros tierra adentro de Venezuela, fueron mostrados a los directores de los periódicos de Colombia, pero no se harán públicos por razones de seguridad. Entre los jefes filmados se encuentra «Iván Márquez», presunto número 2 de las FARC, así como varios responsables del ELN.Según la información facilitada por los periodistas que vieron los vídeos, el campamento tiene construcciones en hormigón, comedores y pabellones. Está cerca de un núcleo de población y cuenta con oficinas dotadas de equipos electrónicos. Nada que ver con los «santuarios» de lona y palmas camuflados en las selvas colombianas, a los que se han visto reducidas las FARC.