Era «un buen policía un buen vasco y llevaba a sus espaldas 16 años de experiencia» contra ETA

Eduardo Antonio Puelles, el inspector de Policía asesinado esta mañana por ETA cuando salía de su domicilio, era "un buen policía, un buen vasco y llevaba a sus espaldas 16 años de experiencia en Información", en la lucha contra el terrorismo. Así lo describe el secretario nacional de comunicación del Sindicato Profesional de Policía (SPP), José Antonio Calleja, sindicato al que estaba afiliado Puelles desde hacía tiempo. No lo conocía directamente, pero había oído hablar de él al presidente de su sindicato, a José Angel Fuentes Gago, quien también pasó una temporada en la Brigada Provincial de Información de Bilbao y había tenido contacto con el agente asesinado. Hoy a Fuentes, quien se está trasladando al País Vasco para expresar las condolencias a la familia, le costaba hablar porque, según decía el responsable de comunicación del sindicato, "ETA, este grupo terrorista, estos delincuentes, en base a unas ideas se dedica a destrozar familias". Puelles estaba casado, tenía dos hijos y estaba preparando en estos momentos su ascenso a inspector jefe. Ascendió a inspector en abril de 2002. En el sindicato hoy están "indignados, consternados"por la muerte de este compañero que "llevaba toda la vida en el País Vasco, que sabía euskera; llevaba 16 años en información, había pasado por todo tipo de grupos, por violencia callejera, análisis, ETA. Era un buen vasco, una buena persona y un buen policía". Las fuerzas de seguridad estaban "en alerta"desde que fue investido como lehendakari Patxi López y por ello "se habían extremado las precauciones". Pero no sabían "contra quienes podían atentar": "Desgraciadamente nos ha tocado, y directamente", se lamenta el secretario de comunicación del SPP, quien pide al Gobierno que "no ceje en su lucha contra estos delincuentes, que dote de medios a las fuerzas de seguridad y les facilite su trabajo"