España es el quinto país más voraz en «recursos hídricos»

 Cada persona consume de media 1,24 millones de litros de agua al año (la mitad de una piscina olímpica). En España, aún más: 2,32 millones de litros (6.369 al día), según WWF 

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Cada habitante del planeta gasta 1,24 millones de litros de agua al año. Es decir, la mitad de una piscina olímpica. En España, aún más. Cada ciudadano consume directa e indirectamente 2,32 millones de litros o lo que es lo mismo 6.369 litros diarios. Así se desprende del informe «Planeta Vivo 2008», presentado el martes por WWF/Adena, en el que se analiza por primera vez la huella hídrica.
Estos datos sitúan a nuestro país en el quinto más voraz en «recursos hídricos», sólo por detrás de EE UU, Grecia, Malasia e Italia. Y es que este indicador refleja no sólo el consumo directo de agua, sino también el recurso hídrico utilizado en la elaboración de productos tanto en el interior del país como en el exterior (importaciones). Así que cuando uno vaya de compras debería pensar si realmente lo necesita, pues para producir una camiseta de algodón, por ejemplo, se requieren 2.900 litros de agua.
Pero lógicamente si el impacto de la huella hídrica sobre el medio ambiente no es igual en una zona donde abunde dicho recurso que en otra donde escasee momentánea o habitualmente, lo mismo sucede con la huella ecológica. Porque el grado de impacto de una plantación dependerá del enclave donde se ubique la explotación agraria. No es lo mismo asentar el cultivo en una zona desarbolada que en una forestal, tal y como sucede con los cultivos de soja en la Amazonía, por ejemplo.

Biocapacidad
El despilfarro de recursos naturales y la demanda desorbitada de bienes afecta, y mucho, al capital natural. De hecho, el planeta ha entrado ya en una crisis del crédito ecológico, pues «nuestra huella ha superado en un 30 por ciento la capacidad biológica de la Tierra», alerta Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF/Adena. Y si el consumo mundial continúa así para el horizonte 2030 serán necesarios dos planetas para abastecer nuestras «necesidades» creadas.
España, por ejemplo, requiere hoy casi 3,5 países más para mantener las demandas actuales de recursos naturales. Formamos parte de estas tres cuartas partes de la población mundial que vive en países que ya son deudores (usamos recursos de otros países). Y a pesar del alarmante dato, no es el peor, pues por delante hay once países que consumen más recursos que nosotros. Se trata de EE UU y China, ya que cada uno de ellos utiliza el 21 por ciento de la biocapacidad del planeta.
«La población debe pararse un momento a pensar que lo que les pase a los ecosistemas es lo que le pasará a la humanidad», hace hincapié Del Olmo. Y urge, pues el 90 por ciento de los grandes depredadores ha desaparecido, así como el 20 por ciento de los mamíferos. En el caso de las masas forestales por ejemplo, a pesar, según la FAO, de que talamos a un ritmo menor que antes, lo cierto es «de continuar con nuestro ritmo de deforestación actual, se estima que en 2040 se habrá alterado el 70 por ciento de la masa boscosa del planeta», precisa Félix Romero, de WWF/Adena. Todos estos indicadores denotan lo esencial que resulta estabilizar y revertir nuestra huella.