África

El primer preso de Guantánamo que comparece ante un tribunal civil se declara inocente

La Administración Obama traslada por primera vez a un recluso del penal a EE UU para que sea juzgado por una corte civil. Ahmed Ghailani está acusado de las bombas en Tanzania y Kenia

El tanzano Ahmed Ghailani estaba encarcelado desde 2006
El tanzano Ahmed Ghailani estaba encarcelado desde 2006

NUEVA YORK - El tanzano Ahmed Khalfan Ghailani, trasladado desde la base de Guantánamo (Cuba) para ser juzgado en Nueva York por su presunta implicación en los atentados contra embajadas de Estados Unidos en África, se declaró hoy inocente de los cargos que se le imputan.

Ghailani fue presentado este martes ante un juez federal en Manhattan para conocer los delitos de que le acusan las autoridades estadounidenses en relación a los ataques del 7 de agosto de 1998 contra las sedes diplomáticas en Dar es Salaam (Tanzania) y Nairobi (Kenia), en los que perdieron la vida 224 personas.

"Inocente", respondió el africano en inglés cuando la juez Loretta Preska le preguntó cómo se declaraba, en su primera comparecencia ante un tribunal federal estadounidense.

Ahmed Ghailani, de 35 años, se convirtió ayer en el primer detenido de la base naval de Guantánamo en comparecer ante una corte civil de un tribunal federal estadounidense. El caso de este joven tanzano representa la primera prueba de fuego la Administración demócrata de Barack Obama: ¿Podrá demostrar que Estados Unidos tiene la capacidad suficiente para cerrar este campo de detención sin poner en peligro a los ciudadanos de este país?

La clausura de esta prisión ha dividido a los legisladores americanos, que se han negado a aprobar los fondos para echar el cerrojo a Guantánamo hasta que el presidente no les presente un plan detallado de sus intenciones.

El líder de la minoría republicana en la Cámara de Representantes, John Boehner, apuntó ayer que «éste es el primer paso del plan de los demócratas para importar terroristas a Estados Unidos». El político conservador aprovechó para repetir los ataques contra el presidente demócrata que se han escuchado durante las últimas semanas en el Capitolio. «La Administración Obama ha tomado esta decisión sin tener ningún plan concreto y a pesar de la oposición del pueblo. Tampoco se ha contestado a las preguntas que tienen algunos miembros del Congreso», recordó Boehner.

Según informó ayer el Departamento de Justicia, Ghailani llegó ayer temprano por la mañana para acudir a su primera comparecencia ante el juez en una corte de Manhattan (Nueva York). «Ghailani ha sido detenido por su presunta participación en los atentados contra las embajadas estadounidenses en Tanzania y Kenia y el asesinato de 224 personas», indicó el Fiscal General del Estado Eric Holder en una nota de prensa.

Entre las víctimas de estos ataques, que tuvieron lugar en agosto de 1998, había doce ciudadanos estadounidenses. Justicia dio a conocer su decisión de trasladar a Ghailani el mes pasado. Entonces, Obama defendió que si no se le traía a Estados Unidos, no se le juzgaría ni se le condenaría jamás. «Después de una década (por la fecha en la que tuvieron lugar los ataques), es hora de ver para qué sirve la Justicia», recordó el líder demócrata.


Guardaespaldas de Ben Laden

Según las investigaciones del Gobierno estadounidense, Ghailani empezó como terrorista sirviendo de «correo» para entregar piezas para construir bombas. Poco a poco subió en el escalafón de Al Qaida, hasta convertirse en guardaespaldas de Ben Laden. Después de que se produjesen los atentados en Nairobi y Dar es Salaam, Ghailani empezó a trabajar como falsificador de documentos y entrenador en campos terroristas. El joven fue detenido en Pakistán en 2004. Dos años más tarde, fue trasladado a Guantánamo. Una vez juzgado, cabe preguntarse qué pasará si es condenado a pena de muerte.