Los apóstoles de la hidroxicloroquina y los que han rectificado

Francia, Colombia y Panamá retiran estos medicamentos contra la covid-19 tras el informe de la OMS. EE UU, Brasil y El Salvador apuestan por su uso

Thumbnail

La revelación de Donald Trump de que se automedica con hidroxicloroquina y zinc exarcebó el debate global sobre la conveniencia o no de tomar este medicamento usado para combatir la malaria. Los laboratorios fabricantes han aumentado la producción y varios países han recomendado su uso. Por el contrario, otros han dado un paso atrás, como Francia. Es significativo el caso del presidente Emmanuel Macron, quien visitó hace unas semana al profesor Didier Raoult, un conocido virólogo que ha defendido las bondades de la cloroquina como remedio contra la pandemia. Muchos interpretaron esa visita como un apoyo por parte del jefe de Estado francés a este fármaco.

Los países que aconseja su uso

EL SALVADOR

El presidente de El Salvador consume la hidroxicloroquina como profilaxis. “Yo lo voy a seguir usando, la gente que lo quiera utilizar lo puede utilizar como profilaxis”, y añadió que “solicitaría humildemente, porque somos un país pequeño, revisar ese protocolo”. Bukele sostuvo que “muchos países grandes en el mundo lo están utilizando” porque “aparentemente sí tiene un efecto positivo” en el tratamiento de la enfermedad. Pese a que él lo utiliza, el mandatario aseguró que la hidroxicloroquina fue sacada del protocolo de atención médica que se aplica en El Salvador. “Nosotros no vamos a ir en contra de la marea. Nuestro protocolo no incluye ya la hidroxicloroquina, lo tenía pero lo sacamos cuando dijeron que lo sacaramos”, añadió.

ESTADOS UNIDOS

El presidente de EE UU lleva semanas defendiendo las bondades de esta medicina, llegando incluso a presionar a los funcionarios federales de salud para que los pongan a disposición de los centros médicos contra el coronavirus, informa Reuters. El presidente ha promovido repetidamente la droga como un posible tratamiento, pero con pocas evidencias para respaldar esa afirmación. “Hace un par de semanas que empecé a tomarla. He oído un montón de cosas positivas al respecto y si no funciona, te diré algo, tampoco me va a hacer daño. Lleva cuarenta años usándose contra la malaria, el lupus y otras cosas”.

BRASIL

El Ministerio de Salud de Brasil recomienda por orden expresa del presidente Jair Bolsonaro el tratamiento de la enfermad Covid-19 con el uso de la hidroxicloroquina. El mandatario ganó el pulso a los detractores dentro de su propio Gobierno para utilizar un medicamento cuya eficacia aún no ha sido demostrada. “La va tomar el que quiera tomar cloroquina; nadie será obligado a tomar cloroquina, se le dará libertad al paciente para que pueda usar el remedio en caso de que se juzgue necesario”, dijo el presidente, quien bromeó con este asunto al decir: “El que es de derecha, toma cloroquina, el que es de izquierda, toma Tubaína”, en referencia a una marca de gaseosas brasileña. El protocolo por el uso de la cloroquina fue supuestamente el motivo de la renuncia de Nelson Teich como ministro de Salud, cargo en el que fue reemplazado por el general Eduardo Pazuello.

INDIA

El Gobierno indio amplió el uso de este fármaco como medicina preventiva para los trabajadores sanitarios en entornos que no son de coronavirus y la policía que trabaja en áreas con altas tasas de Covid-19. Anteriormente, se recomendaba solo para aquellos que trabajaban entre pacientes con coronavirus y hogares en contacto con casos confirmados. Los usos de este fármaco continuarán bajo supervisión médica, ya que el organismo de investigación del gobierno indio advirtió contra el uso masivo de esta medicina contra la malaria. India es uno de los principales países fabricantes de cloroquina e hidroxicloroquina. De hecho, Donald Trump llamó al presidente de este país para pedirle que levantara las restricciones de exportación de este fármaco o activaría algún tipo de represalia.

EMIRATOS ÁRABES UNIDOS

Los Emiratos Árabes Unidos han estado usando cloroquina e hidroxicloroquina para tratar a pacientes conCovid-19. Las autoridades sanitarias decían que los estudios iniciales han demostrado éxito en el uso de medicamentos antipalúdicos y antiinflamatorios para tratar la enfermedad causada por el coronavirus. Los médicos de EAU siguen vigilando los efectos que tienen estos medicamentos en la reducción de la duración de la enfermedad del paciente y la gravedad de sus síntomas

Los países que han rectificado

FRANCIA

Las autoridades sanitarias de Francia aprobaron en marzo el suministro de la cloroquina a los casos más graves de Covid-19. El ministro de Sanidad, Olivier Véran, explicó que solo se utilizaría bajo estricta supervisión médica. Sin embargo, este miércoles, el Gobierno francés ha prohibido oficialmente el uso de la hidroxicloroquina para tratar la covid-19 en los hospitales. Desde finales de marzo, la hidroxicloroquina, derivado de la cloroquina, se usaba en los hospitales galos para tratar casos graves de coronavirus. Su uso en ensayos clínicos sigue estando autorizado.

PANAMÁ

Las autoridades sanitarias del país centroameridano retiraron los fármacos hidroxicloroquina, cloroquina y azitrocimicina de los protocolos para atender a los pacientes infectados con coronavirus después de la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Javier Nieto, miembro del Comité de asesores contra el Covid19, comentó que, adema´s de retirarlos, "hemos decidido que todo investigador que tenga un protocolo que incluya estos medicamentos debe notificar que no va a ser utilizado en pacientes hasta tanto no se tenga una mayor evidencia de seguridad y eficacia de ambos fármacos”.

COLOMBIA

El Ministerio de Salud colombiano autorizó el uso de hidroxicloroquina y cloroquina en abril, pero el 25 de mayo dio marcha atrás. Basado en el consejo de un grupo de expertos, el ministerio sugiere ahora “no utilizar hidroxicloroquina, cloroquina o azitromicina como manejo de la infección por Sars-CoV-2″ tras hacerse público un informe en The Lancet que “sugiere que no hay un beneficio del uso de estos medicamentos” y que “por el contrario, su uso se asoció a un mayor riesgo de morir”.