Alemania desmantela un cuerpo de élite del Ejército infestado de neonazis

El hallazgo de armas, explosivos y simbología hitleriana en el domicilio de unos de sus soldados encendió todas las alarmas

La ministra de Defensa alemana, Annegret Kramp-Karrenbauer, más conocida como AKK, ha anunciado el desmantelamiento parcial de una de las unidades de élite del Ejército alemán (KSK), después de una serie de escándalos que revelaron que estaba infestada de miembros de la extrema derecha.

El detonante fue el hallazgo el mes pasado de un arsenal de armas, explosivos y munición -en parte robados al Ejército- en el domicilio de uno de los soldados, que además tenía objetos de simbología nazi.

La ministra ha culpado a un grupo de “dirigentes tóxicos” de la situación. La unidad “no puede seguir existiendo en su forma actual. Tiene que ser cambiada desde dentro e integrada mejor en el Bundeswehr”, dice un informe del Ministerio de Defensa presentado a los diputados el martes, una copia del cual fue obtenida por la agencia de noticias France Presse.

El informe asegura que las fuerzas especiales se han alejado y aislado del resto del Ejército, lo que ha favorecido los brotes extremistas.

Una de las compañías de la unidad, la más polémica, ha sido disuelta y no será sustituida por otra. A partir de ahora, la unidad de élite constará solo de tres compañías. Sus miembros serán dispersados en otras unidades del Ejército aunque Kramp-Karrenbauer ha dicho que los que saben que son parte del problema y no de la solución deberían abandonar el Ejército. También ha asegurado que cualquiera que tenga ideas extremistas no tiene cabida en el “Bundeswehr”.

Aún más severo que la disolución es el hecho de que, hasta que no se haya realizado una revisión completa de la unidad, las fuerzas especiales tienen prohibido participar en ejercicios y misiones internacionales.

Creada en 1996 y siguiendo el modelo del Servicio Aéreo Especial Británico (SAS), la unidad de operaciones encubiertas está formada por unos 1.400 soldados de mando y apoyo. El KSK se centra en operaciones antiterroristas y rescate de rehenes de áreas hostiles. Ha operado en Afganistán y los Balcanes y sus operaciones se mantienen en secreto. Sus tareas incluyen la repatriación de los alemanes de las zonas de guerra y crisis, la recopilación de información y el entrenamiento de las fuerzas aliadas.

En una entrevista con el diario “Süddeutsche Zeitung”, la ministra de Defensa calificó los últimos hallazgos de “inquietantes” y “alarmantes”: 48.000 cartuchos y 62 kilos de explosivos han desaparecido del KSK. “El muro de silencio se está derrumbando”, dijo.

Vergüenza colectiva por el pasado nazi

Todavía atormentada por el recuerdo del nazismo, desde el final de la Segunda Guerra Mundial Alemania se ha fijado el objetivo de tener un Ejército impecable. Y los recientes escándalos se están experimentando como traumáticos. El auge de la extrema derecha y algunos casos de atentados cometidos por neonazis inquietan a buena parte del país.

Se ha identificado a varios miembros de las fuerzas especiales como cercanos al movimiento ultranacionalista, en un momento en que las autoridades están preocupadas por el resurgimiento del terrorismo de extrema derecha, que tiene como objetivo a los migrantes, los judíos y los políticos que los apoyan.

Una nueva evaluación debería tener lugar a finales de octubre. Y AKK advirtió de que si los miembros de estas fuerzas especiales “no han escuchado este primer disparo preventivo, la cuestión de una “reorganización” más amplia del KSK surgirá inevitablemente”. Para decirlo claramente: una disolución completa.

El KSK comenzó a levantar sospechas por primera vez en abril de 2017 en una fiesta de despedida de uno de sus comandantes. Supuestamente, se lanzaron cabezas de cerdo y se realizaron saludos de nazis.

En el curso de la investigación interna, se descubrieron posteriormente armas en la propiedad privada de un soldado del KSK en Sajonia, que anteriormente había llamado la atención por sus posiciones radicales.

Por último, en enero de este año, el Servicio de Contrainteligencia Militar Alemán (MAD) anunció que 20 soldados de la tropa de élite eran sospechosos de ser extremistas de derecha, una proporción cinco veces mayor que en el Bundeswehr en su conjunto.

Un reguero de escándalos

El Bundeswehr ya es regularmente señalado por este problema. En 2017, dos soldados alemanes, entre ellos un oficial de 28 años, Franco Albrecht, fueron arrestados bajo la sospecha de planear un ataque contra personalidades alemanas que eran demasiado pro-migración a sus ojos.

Varias reliquias de la “Wehrmacht”, el ejército del régimen nazi entre 1935 y 1945, fueron descubiertas en una sala común del cuartel de la Brigada franco-alemana en Illkirch, un suburbio de Estrasburgo en Francia.

La extrema derecha alemana acusó al Gobierno el martes de “lanzar injustificadamente sospechas sobre todos nuestros soldados”. La izquierda radical dijo que las medidas eran insuficientes. “No hay alternativa a la disolución total” del KSK, reaccionó.

Sin embargo, Kramp-Karrenbauer subrayó que consideraba que la reforma era el camino correcto en lugar de la disolución de toda la unidad, diciendo “necesitamos al KSK”. ”La gran mayoría de los hombres y mujeres del KSK y de la ‘Bundeswehr’ en su conjunto son leales a nuestra Constitución, sin condiciones ni peros”, dijo.

Ese mes, Kramp-Karrenbauer estableció una comisión independiente para investigar el KSK y proponer reformas, después de que se encontrara un alijo de armas, explosivos y municiones en una de las casas de los sospechosos de ser extremistas en Sajonia que, según dijo, revelaba una "nueva dimensión" del problema.

La titular de Defensa aseguró que la investigación había revelado “graves deficiencias” en el mantenimiento de los registros de la unidad y que había muchos elementos que faltaban, incluidas las municiones y los explosivos. No estaba claro si las municiones se utilizaban, se dejaban después de los despliegues o se robaban, dijo. ”No podemos descartar ninguna de estas cosas y no lo son”, dijo. Se ha ordenado un inventario general que incluye todos los equipos y suministros de KSK.