Publicidad
Publicidad
Internacional

AKK, una heredera con pies de barro

Sus errores y los malos resultados electorales lastran la imagen de la elegida de Merke para ser candidata en 2021

La prensa alemana asegura que su combativo y directo discurso reportó algo de oxígeno a la candidata a sucesora de Angela Merkel, Annegret Kramp-Karrenbauer (AKK). Por lo menos, por ahora. Kramp-Karrenbauer, de 57 años, ha cometido varios errores desde que asumió el cargo de líder de la CDU en diciembre pasado que han afectado su popularidad y han generado dudas sobre su idoneidad para ser candidata del partido a canciller cuando Merkel deje el cargo.

Publicidad

Su primer error, según admitió AKK en un documental que emitirá la televisión pública alemana ARD el 2 de diciembre, fue no haber hecho una renovación total en la central del partido, con lo que hubo problemas de coordinación entre el viejo y el nuevo equipo durante la campaña para las elecciones europeas. «Un partido, y en especial la CDU, quiere saber que tiene al frente a alguien que no comete errores. Y el partido ha registrado mis errores, el primer año ha dejado sus huellas», dijo. Kramp-Karrenbauer también se refirió críticamente a la reacción que tuvo el partido ante un vídeo de un internauta que firma como Rezzo y que atacaba duramente a la agrupación. «La decisión acerca de cómo debíamos reaccionar se tomó en medio de prisas y en momentos en que cada uno de los implicados tenía solo escasos cinco minutos para hablar por teléfono entre un acto de campaña y otro. Eso estuvo mal» y agregó que «la CDU había debido reaccionar de inmediato ante el vídeo, no era importante cómo hacerlo. Pero había debido ser una reacción rápida».

Además, AKK admite que el partido no estaba preparado para hacer frente a las discusiones sobre medidas para combatir la crisis del clima. «Hemos aprendido duras lecciones y una de ellas fue ver lo que pasa cuando un partido no está a la altura de los tiempos frente a grandes temas importantes como la protección del clima», dijo. AKK fue elegida presidenta de la CDU en un congreso el 7 de diciembre de 2018 al imponerse por un estrecho margen a Friedrich Merz. Sin embargo, Merz dejó claro ayer que no se resigna a dejar de ser alguien en el partido dominante en Alemania o que seguirá intentándolo para la siguiente ocasión.

Sin embargo, más allá de la división interna que provoca la sucesora de Merkel, la ministra de Defensa no parece despertar un enorme entusiasmo entre los electores. Un 70% de los alemanes no la ve como posible canciller en 2021, según un sondeo de la cadena pública ZDF.