El embajador de Guaidó pide al Gobierno que reconsidere la extradición del opositor venezolano Rolando Figueroa

El Consejo de Ministros aprobó el 21 de julio la entrega a las autoridades chavistas tras ratificar una decisión de la Audiencia Nacional

Imagen de archivo del embajador venezolano en España Antonio Ecarri
Imagen de archivo del embajador venezolano en España Antonio Ecarri

El embajador del Gobierno de Juan Guaidó en España, Antonio Ecarri ha pedido al Gobierno de España que reconsidere la extradición a Venezuela del opositor venezolano Rolando Figueroa, que reside en nuestro país desde 2017, a donde llegó huyendo de la persecución de las autoridades chavistas. El Consejo de Ministros aprobó el pasado 21 de julio la entrega a Caracas de este ciudadano venezolano, ratificando así la decisión previa de la Audiencia Nacional.

En una declaración institucional, el representante del Gobierno del presidente interino Juan Guaidó asegura que esta medida “vulnera los derechos humanos más elementales y además está en contradicción con las declaraciones de la Unión Europea y la ONU y de todos los organismos internacionales defensores de los derechos humanos”.

“Respetamos escrupulosamente el estado de derecho y la autonomía de las decisiones del poder judicial español”, explica Ecarri en su mensaje, “pero llama poderosamente la atención que el Gobierno de España, a través de su Consejo de Ministros, ratifique la extradición de un Tribunal Supremo de Justicia como el de Venezuela cuyas decisiones son consideradas contrarias a derecho porque la designación de sus magistrados fue ilegal, tal como lo consideró la Asamblea Nacional de Venezuela, única institución legal reconocida por España”.

Figueroa, que está acusado en Venezuela de un presunto delito de estafa, se encuentra a la espera del recurso de amparo presentado por su defensa ante el Tribunal Constitucional por vulneración de derechos fundamentales en el proceso de extradición.

Las autoridades españolas le denegaron el asilo político pero le concedieron la residencia por razones humanitarias. En una entrevista con LA RAZÓN, Figueroa aseguró que teme por su vida si finalmente es entregado a las autoridades chavistas: “Me siento aterrado por el solo hecho de ser enviado a Venezuela”, decía hace unos días a este medio.

El embajador Ecarri considera que de consumarse esta extradición, “la vida de este ciudadano corre peligro al ponerlo en manos de un régimen “que viola reiteradamente los derechos humanos, tal como se evidencia en el informe de la Alta Comisionada de los Derechos humanos, Michelle Bachelet”.

“Lo que queremos es que no se siente un precedente para todos los procedimientos abiertos contra venezolanos que se encuentran en el exterior, perseguidos por un estado violador de los derechos humanos como es el venezolano”, añade Ecarri, quien recuerda que el acusador de Figueroa es “el usurpador fiscal de Venezuela, Tarek William Saab, que ha sido sancionado por la Unión Europea, al igual que los magistrados Maikel Moreno, presidente del Tribunal Supremo de Justicia y su vicepresidente Juan José Mendoza”.

Ecarri afirma que si bien Venezuela es un país donde no hay pena de muerte establecida por la ley, “sí que existen las ejecuciones extrajudiciales como fueron los lamentables casos de Fernando Albán, quien fue lanzado del piso 9 de la Dirección General de Contrainteligencia Militar mientras era interrogado, y el caso del capitán de corbeta Rafael Costa Arévalo, quien fue torturado y asesinado bajo la custodia de la misma Dirección”.