Así es la vuelta al cole en Europa: mascarilla, toma de temperatura y más profesores

Ante el reto de la pandemia, los países europeos tratan de garantizar el derecho a la educación de los alumnos

El "premier" británico, Boris Johnson, visita un colegio de primaria en Londres
El "premier" británico, Boris Johnson, visita un colegio de primaria en LondresLucy YoungAP

Los países europeos ultiman los detalles para la vuelta a las aulas con el inicio del curso en septiembre. Lo harán en un horizonte incierto, amenazado por la expansión del coronavirus y una segunda oleada que ya está en marcha.

El primero en hacerlo ha sido Alemania, donde algunos Estados ya han regresado a las aulas. Eso sí, con algunas dudas que han provocado el cierre de dos centros apenas unos días después de su reapertura. El resto de países toma nota de la experiencia alemana, con reglas y normas muy diferentes ante la pandemia de coronavirus, aunque con una estrategia común: extremar las precauciones, mantener la distancia de seguridad y usar la mascarilla.

Francia

En Francia hay un repunte de la circulación viral, con unos tres mil contagios al día, frente a los mil de hace semanas. El Gobierno de Macron no descarta recurrir a nuevos confinamientos puntuales y temporales y señala a los padres que los niños deben ir a la escuela porque ese sector “está preparado”.

Italia

El Gobierno de Italia ha afirmado repetidamente que el curso escolar comenzará como previsto el 14 de septiembre pero han surgido problemas y divisiones sobre como poner en práctica las normas sobre dónde tomar la temperatura a los niños, si en su casa o en el centro, y si deben o no usar mascarilla.

La ministra explicó que para crear clases con menos alumnos también se han realizado 100.000 nuevos contratos permanentes y al menos otros 50.000 contratos temporales para la emergencia.

Respecto a la necesidad de un mayor número de aulas para garantizar el distanciamiento entre los estudiantes, el Ministerio ha propuesto la búsqueda de otros espacios como cuarteles, centros deportivos e incluso hoteles.

Dinamarca

En Dinamarca los institutos de Aarhus, segunda mayor ciudad del país, reabrieron al dar vía libre las autoridades sanitarias después de que cientos de alumnos hiciesen huelga contra la enseñanza virtual. Preocupa el protocolo a seguir si los alumnos o los profesores dan positivo.

Alemania

El curso ha arrancado como todos los años en Alemania de forma escalonada en los distintos Estados y cada uno implementa sus reglas del juego, también en lo que respecta al uso de las mascarillas: en la mayoría es obligatorio en las zonas comunes de la escuela, mientras que en Renania del Norte-Westfalia se amplía al interior de las aulas durante las clases. El propósito es evitar un cierre general de los colegios, como el ocurrido entre marzo y julio. Pero también tener preparado un ‘Plan b’, en caso de una segunda ola de contagios.

La Gran Coalición planea garantizar que los profesores dispongan de ordenadores portátiles de trabajo y que todos los alumnos tengan acceso barato a internet. Todos los colegios deberán tener acceso de banda ancha a internet, para lo que el Ejecutivo prevé una partida adicional de 500 millones de euros.

Austria

Los alumnos austriacos comenzarán el próximo curso escolar el 7 de septiembre con clases presenciales y sin mascarillas, aunque sí será obligatorio su uso a la entrada y en los pasillos de los centros educativos cuando las autoridades sanitarias adviertan de un aumento de riesgo en la zona, según un llamado “sistema de semáforo”, con cuatro grados de alerta por colores.

Por otro lado, el ministerio recomienda ventilar las aulas cada 20 minutos, y por un mínimo de 5 minutos cada vez, y también se suma una política de información y contención de grupos de alumnado que busca evitar un contacto demasiado amplio entre los estudiantes. Asimismo, se prevé testar a unos 15.000 alumnos y 1.200 profesores cada tres semanas.

Bélgica

El protocolo belga de regreso a las aulas maneja cuatro escenarios -verde, amarillo, naranja y rojo- en función de la evolución de la pandemia: los más leves permitirán la apertura presencial, mientras que se comenzarán a establecer turnos para evitar aglomeraciones o impartir clases online a medida que empeore el escenario.

Bélgica incorpora una novedad respecto al resto de países: los “grupos burbuja”. En este caso, se establecerán grupos reducidos, siempre formados por las mismas personas para reducir el riesgo de contagio y facilitar su rastreo.

Portugal

Los 5.500 centros públicos de Portugal retomarán la actividad académica entre el 14 y el 17 de septiembre y aumentarán el número de días lectivos, para lo que se reducirán las vacaciones de Semana Santa y se alargará el final del curso. Según el Gobierno, que presentó sus planes a principios de julio, la prioridad serán las aulas presenciales, aunque no se descarta un régimen mixto e incluso volver al confinamiento si se da la circunstancia. Una de las principales novedades es la contratación de 2.500 profesores para reforzar las materias del curso pasado.

En este caso, el uso de mascarilla será obligatorio en los alumnos de más de 10 años y se reorganizarán los horarios para evitar aglomeraciones y asegurar espacios amplios y ventilados.