Barbados se quiere independizar de Isabel II

La isla caribeña planea convertirse en república el año que viene

A la segunda va la vencida. Es lo que han debido de pensar en Barbados, que acaba de reiniciar el camino para emanciparse de Isabel II de Inglaterra. Aunque son independientes desde hace 54 años, la soberana británica sigue siendo la jefa del Estado y el Gobierno caribeño ha decidido que es hora de tener un mandatario local.

La frase literal de la gobernadora general, Sandra Mason, en la apertura de la segunda sesión del Parlamento del país ha sido: “Llegó la hora de dejar atrás por completo nuestro pasado colonial”.

El plan es que, a partir del año 2021, coincidiendo con el 55 aniversario de la independencia de la isla caribeña, el país pasará a ser una república de pleno derecho.

“Los barbadenses quieren una cabeza del Estado que sea barbadense. Es un acto de plena confianza en lo que somos y en lo que somos capaces de lograr”, dijo Mason, que leía un texto escrito por la primera ministra, Mia Mottley, super vencedora de las elecciones de 2018.

Esta isla paradisíaca, en la que la temperatura anual ronda los 30 grados, se encuentra a 6.700 kilómetros de la fría Inglaterra. Con apenas 300.000 habitantes, está dispuesta a cortar el último lazo que le une con Londres siguiendo los pasos de otros territorios como Trinidad y Tobago, Dominica y Guyana, metamorfoseadas en repúblicas pero que se mantuvieron bajo el paraguas de la Commonwealth, que engloba aún a 54 países.

Jamaica también se ha puesto a la cola para el cambio. Sin embargo, el camino no va a ser tan fácil y ya antes que Mottley otros Gobiernos acabaron tirando la toalla.

Según la agencia Reuters, el escepticismo cunde entre los habitantes por la larga lista precedente de promesas rotas. Entre otras, el derribo de varias estatuas del pasado colonial que aún siguen en pie en la isla, como la del almirante Lord Nelson, levantada en 1813, y que sigue en la calle Broad de la capital, Bridgetown.

Ni siquiera la reciente ola de antirracismo y anticolonialismo que recorre el continente americano ha acabado con las efigies. Habrá que esperar a ver si, finalmente, Isabel II, que aún es la soberana de un total de quince Estados, deja de reinar en estos 430 kilómetros cuadrados o se trata de otra falsa alarma.