Trump, más cerca de la nominación de su jueza

La votación final de Amy Coney Barrett para el Tribunal Supremo será el lunes en el Senado, donde los republicanos tienen la mayoría

La nominada al Tribunal Supremo Amy Coney Barrett, en el Capitolio, ayer
La nominada al Tribunal Supremo Amy Coney Barrett, en el Capitolio, ayerGreg Nash / POOLEFE

El Comité Judicial del Senado de Estados Unidos, liderado por los republicanos, aprobó el jueves la nominación de Amy Coney Barrett por el presidente Donald Trump para un puesto vitalicio en la Corte Suprema a pesar del boicot demócrata, allanando el camino para una votación final de confirmación del Senado prevista para el lunes.

Por una votación de 12-0, el panel aprobó a Barrett con todos los miembros republicanos votando sí y los 10 demócratas del comité boicotearon la reunión después de calificar el proceso de confirmación como una farsa.

Un grupo de activistas, vestidas como en "El Cuento de la Criada" se oponen a la confirmación de la jueza Amy Coney Barrett en Washington
Un grupo de activistas, vestidas como en "El Cuento de la Criada" se oponen a la confirmación de la jueza Amy Coney Barrett en WashingtonJose Luis MaganaAP

Con los compañeros republicanos de Trump con una mayoría en el Senado de 53-47, la confirmación de Barrett parece segura. Trump, quien pidió al Senado que confirmara a Barrett antes de las elecciones estadounidenses del 3 de noviembre en las que el demócrata Joe Biden lo desafía, aplaudió la votación del comité y escribió en Twitter: “¡Gran día para Estados Unidos!”.

Barrett, de 48 años, ha sido jueza de un tribunal de apelaciones federal desde 2017 y anteriormente fue una experta legal en la Universidad de Notre Dame en Indiana. Su confirmación le abriría la puerta al máximo órgano judicial de Estados Unidos. En el Tribunal Supremo habrá una mayoría conservadora de 6-3, incluidos tres magistrados nombrados por Trump.

“La mayoría del Senado está llevando a cabo el proceso más apresurado, partidista y menos legítimo en la larga historia de nominaciones a la Corte Suprema”, dijo a los periodistas el líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, después de la votación. El presidente del Comité Judicial, Lindsey Graham, dijo que el boicot demócrata fue “su elección”. “No vamos a permitir que se hagan cargo del comité”, indicó Graham.

Los asientos vacíos para los miembros del comité demócrata tenían carteles colocados sobre ellos con fotografías de personas que, según ellos, se verían perjudicadas si la ley de atención médica, también conocida como Obamacare, es derogada como Trump ha buscado.

Barrett, nominada el 26 de septiembre para suceder a la difunta jueza liberal Ruth Bader Ginsburg, ha criticado fallos anteriores que respaldan Obamacare, pero dijo durante su audiencia de confirmación que no tiene una agenda para invalidar la medida.

Los demócratas estaban indignados de que los republicanos del Senado avanzaran con el proceso de confirmación de Barrett tan cerca de una elección después de negarse en 2016 a permitir que la cámara actuara sobre una nominación a la Corte Suprema del predecesor demócrata de Trump, Barack Obama, porque era un año electoral.

Polémica

Schumer calificó la prisa de los republicanos por confirmar a Barrett como “una toma de poder” mediante un “voto falso”, argumentando que los republicanos rompieron las propias reglas del comité al aprobar la nominación sin la presencia de demócratas. Ningún candidato a la Corte Suprema ha sido confirmado por el Senado tan cerca de una elección presidencial. Ya se han emitido más de 45 millones de votos. Pero el líder de la mayoría, Mitch McConnell, ha planeado una votación de confirmación en el Senado el lunes.