400 incidentes durante el minuto de silencio por el profesor decapitado: los alumnos tendrán que responder ante la justicia

Todas esas “violaciones” van a ser objeto de un seguimiento con posibles sanciones disciplinarias o incluso procedimientos judiciales

Minuto de silencio en homenaje a Samuel Paty en un colegio en FranciaSTEPHANE MAHEREUTERS

El minuto de silencio del lunes pasado en todos los centros escolares de Francia en homenaje al profesor Samuel Paty, asesinado por un yihadista el 16 de octubre, dio lugar a unos 400 incidentes por parte de los alumnos, algunos de los cuales tendrán que responder ante la justicia.

El ministro de Educación, Jean-Michel Blanquer, reveló estas cifras en una entrevista a la emisora RTL e insistió en que todas esas “violaciones” del minuto de silencio van a ser objeto de un seguimiento con posibles sanciones disciplinarias o incluso procedimientos judiciales.

"Dijimos que el minuto de silencio se tenía que hacer en todas partes y que no se aceptaría ninguna violación", recordó Blanquer para justificar ahora las acciones contra los alumnos responsables de esas "perturbaciones".

"En torno a una decena" --precisó-- ya han dado lugar a procedimientos judiciales, "cuando ha habido cosas particularmente graves" como apología del terrorismo.

Samuel Paty fue decapitado a la salida de la escuela en la que enseñaba por un joven checheno de 19 años que tenía estatuto de refugiado en Francia y que había seguido la campaña lanzada en las redes sociales contra este profesor por haber mostrado a sus alumnos las controvertidas caricaturas de Mahoma en un curso dedicado a la libertad de expresión.

A partir de ese ataque, el Gobierno francés ha decidido reforzar la enseñanza del laicismo en las escuelas con nuevos métodos pedagógicos desde este curso y cambios más profundos a partir del próximo.

En enero de 2015, el minuto de silencio en las escuelas tras el atentado terrorista contra la redacción de “Charlie Hebdo” también por las caricaturas de Mahoma, dio lugar, igualmente, a actos de irreverencia por parte de alumnos que generaron una polémica política.

EFE