Decapitado en París un profesor que mostró dibujos de Mahoma

La Policía francesa abate a tiros al joven de 18 años que degolló, con un cuchillo y a plena luz del día, al maestro al salir del instituto. Los terroristas “no pasarán” por encima de los valores democráticos, advierte Macron

La pista terrorista de nuevo tras un ataque en Francia. Un joven de unos 18 años ha decapitado a un hombre con arma blanca y en plena calle en Conflans (Yvelines), a unos 80 kilómetros al noreste de París. Poco después, el atacante, que amenazó a los agentes que se le acercaron con un cuchillo, fue abatido por la Policía en Eragny (Val d-Oise).

La Fiscalía Antiterrorista abrió una investigación por «asesinato en conexión con una empresa terrorista» y «asociación criminal terrorista». Los hechos ocurrieron alrededor de las 17:00, cerca de una escuela, según fuentes policiales. Es más, de acuerdo con distintos medios locales, el objetivo y víctima del atacante era un profesor de Historia y Geografía del centro de enseñanza secundaria Bois d’Aulne, que, al parecer, mostró en clase unas caricaturas de Mahoma.

La semana pasada, fue difundido en redes sociales un vídeo en el que el padre de una alumna musulmana se quejaba de que el profesor de Historia y Geografía del citado instituto había mostrado dibujos de Mahoma a los alumnos de 13 años. El profesor pidió a los alumnos musulmanes que abandonaran la clase para que no se sintieran ofendidos, pero su hija se negó a hacerlo, tras lo cual mostró las caricaturas.

Este padre pedía a otros que se pusieran en contacto con él para quejarse por la actuación del maestro, según se puede ver en el vídeo. Esta podría ser la motivación del asesino, que fue finalmente neutralizado. La televisión pública francesa señaló, al cierre de esta edición, que el atacante sería un desconocido para los servicios de inteligencia y sin ficha de radicalización.

El joven, que fue abatido al norte del lugar del ataque, llevaba un cinturón que hizo pensar que podía tratarse de explosivos, por lo que se impuso un amplio perímetro de seguridad y se solicitó la presencia de los especialistas en terrorismo.

Pasadas las nueve de la noche, el presidente Emmanuel Macron llegaba al lugar del ataque junto al ministro del Interior, Gerald Darmanin. La presencia de Macron muestra el calado y simbolismo de un ataque que ha conmocionado a toda Francia, y en especial a la comunidad educativa. El ministro de Educación, Jean Michel Blanquer, señaló que prepara una intervención para dirigirse en las próximas horas a todos los profesores y padres de alumnos en Francia.

Los terroristas islamistas “no pasarán” por encima de los valores democráticos de la República, afirmó Macron. Fue “un atentado terrorista islamista”, señaló el mandatario galo. El profesor “fue asesinado hoy porque enseñaba, porque explicaba a sus alumnos la libertad de expresión, la libertad de creer y la de no creer”, recalcó.

Algunos indicios conducen a clave terrorista entre otros, el modo de ataque, la decapitación. También la zona del ataque, un departamento en el que ya sucedieron otros ataques de este tipo en los años de plomo del terrorismo yihadista en Francia y el hecho que caiga en viernes, un día privilegiado por los yihadistas para acometer ataques.

También cabe recordar que el mes pasado se iniciaron los juicios por el atentado contra «Charlie Hebdo» en 2015 y que tanto Al Qaeda como el Estado Islámico llamaron a atacar en Francia. Hace tres semanas, también un viernes, un joven paquistaní acuchilló a dos personas en la antigua sede de la revista satírica en París.