Maduro y Guaidó, otro choque de trenes a la vista en Venezuela

El presidente interino quiere reactivar la movilización antichavista con una convocatoria popular en diciembre, en la misma fecha que las elecciones parlamentarias

04 November 2020, Venezuela, Caracas: Healthcare workers shout slogans during a protest demanding better salaries amid the coronavirus pandemic. Photo: Rafael Hernandez/dpa 04/11/2020 ONLY FOR USE IN SPAINDPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

Un nuevo choque de trenes se avecina en Venezuela a primeros de diciembre. El régimen de Nicolás Maduro ha convocado elecciones legislativas el 6 de diciembre, pero la gran mayoría del bloque opositor se niega a participar en la cita porque cree que habrá un fraude generalizado para que el chavismo recupere el control de la Asamblea Nacional de Venezuela, el único órgano institucional reconocido hoy por la mayoría de los países de la comunidad internacional, y que está dominado por la oposición desde 2015.

Desde el otro frente, el gobierno interino de Juan Guaidó sigue adelante con la consulta popular para volver a activar las movilizaciones de la calle en contra del régimen de Maduro. Esta consulta se llevará a cabo de forma presencial y telemática entre el 5 y el 12 de diciembre con dos preguntas que implican el respaldo al trabajo del gobierno interino. El bloque antichavista, consideran los analistas, necesita el respaldo de la calle como lo obtuvo en julio de 2017, cuando siete millones de venezolanos apoyaron a la oposición en una consulta frente a la Asamblea Nacional Constituyente impulsada por Maduro.

¿Permitirá Maduro que la oposición salga a desfilar por las calles? ¿Ordenará el régimen la dispersión por la fuerza en caso de producirse manifestaciones de protesta durante esos días? ¿Obtendrá Guaidó la fuerza popular necesaria en esa consulta para hacer frente al desafío electoral lanzado por el régimen?

Dentro de Venezuela existe una gran incertidumbre por lo que vendrá después del 5 de enero, fecha en la que se debería constituir la nueva Asamblea Nacional, si bien la oposición ha dejado claro que habrá una continuidad del actual parlamento. “Vamos a entrar en una situación mucho más compleja tras las elecciones que ganará el oficialismo. Dejará de haber ninguna instancia con la legitimidad de origen y el reconocimiento internacional que le permitiría a Venezuela llevar una relación de normalidad con los países que han reconocido a Guaidó”, explica a LA RAZÓN el analista Roberto Abdul, quien augura un fortalecimiento de las sanciones contra el régimen de Maduro mientras se afianza el aislamiento internacional más allá de “una ayuda de Rusia, China, Irán y Turquía que no sirve para solucionar problemas graves como el de la falta de gasolina”.

El chavismo pretende a toda costa recuperar el control del Parlamento porque, entre otros motivos, decisiones de carácter económico dependen de lo que se decida en el legislativo. Además, Guaidó, como jefe de la Asamblea Nacional -un cargo que le abrió las puertas para proclamarse presidente interino- ha llevado su voz a todos los rincones del planeta, ganando apoyos para su causa en más de 50 países.

Aunque la gran mayoría de la oposición permanece unida en torno al rechazo a Maduro, se mantienen voces divergentes como la de la ex diputada María Corina Machado, quien en un artículo en Miami Herald asegura que el gobierno interino encabezado por Guaidó “ha tocado fondo” con sus “actuaciones erráticas”. Considera que su rumbo “incongruente” y que con tantas “manipulaciones y engaños” hace casi imposible continuar el respaldo hacia esa administración.

Machado lamenta que el entorno de Guaidó “propone y pretende imponer que la oposición debe aliarse con el círculo de la dictadura de Maduro, para buscar una transición. Con esta alianza cesarían inmediatamente de ser oposición. Un Gobierno de Transición con parte de las mafias no es una fórmula para sacar a los criminales del poder, sino para redistribuir el poder entre los criminales”.

Para las elecciones del 6 de diciembre se han presentado más de 14.000 candidatos de un total de 107 partidos políticos para ocupar alguno de los 277 escaños en juego. Pero entre las fuerzas antichavistas no hay duda de que el régimen manipulará los resultados y que todo es un burdo montaje para legitimar a un gobierno que cuenta con cada vez menos apoyo popular y donde la escasez de alimentos y la subida de los precios es cada vez más aguda. La inflación entre enero y octubre pasado fue del 1.798,57 %, según un informe del Observatorio Venezolano de Finanzas de la Asamblea Nacional.

Datanálisis, la principal encuestadora de Venezuela, estima que habrá una abstención del 56,7% en las elecciones parlamentarias, en las que unos veinte millones de venezolanos están convocados para participar, unos comicios que no cuentan con el respaldo internacional. La Unión Europea ya ha avanzado que no reconocerá los resultados de la convocatoria tras la negativa de Maduro a retrasar los comicios, tal y como le había pedido la Unión Europea.

El diputado y presidente del Comité de Postulaciones Electorales de la Asamblea Nacional, Ángel Medina, recordó que el oficialismo tomó militarmente el parlamento y se negó a designar nuevos rectores del Comité Nacional Electoral para evitar que esté controlado por el Gobierno. También añadió que numerosos dirigentes políticos han sido perseguidos y se ha vulnerado el libre derecho a la asociación política. “Todo ello da muestras de que en nuestro país se consolidó un esquema autocrático que impide un ejercicio libre del sufragio de los ciudadanos”.

Mientras tanto, Maduro aprovecha estos días para criticar a Guaidó por su posicionamiento en las elecciones de Estados Unidos. “Todavía no habían dado los resultados de las elecciones de Estados Unidos y Guaidó salió a reconocer a Biden, traicionando a Trump, que le había dado más de 800 millones de dólares contantes y sonantes. Son unas hienas, unos alacranes”, dijo durante una alocución transmitida por el canal del Estado.

LAS DOS PREGUNTAS DE LA CONSULTA DE GUAIDÓ
La consulta popular impulsada por Juan Guaidó para diciembre consta de dos preguntas. La primera dice: “¿Apoya usted todos los mecanismos de presión nacional e internacional para que en el marco de la Constitución se realicen elecciones presidenciales y parlamentarias libres, justas y verificables, se ponga fin al régimen usurpador de Nicolás Maduro Moros, se salvaguarde al pueblo de Venezuela de la crisis humanitaria, la migración forzosa y los crímenes de lesa humanidad y así se garanticen la paz, el bienestar y el progreso de los venezolanos?”.
La segunda pregunta es: “¿Rechaza usted el evento convocado por la dictadura de Nicolás Maduro para el 6D, o para cualquier otra fecha, mientras no existan condiciones para elecciones libres, justas y verificables, y solicita a la comunidad internacional el desconocimiento de los resultados?”.