Mata a sus dos hijas porque “sus órganos valen mucho dinero”

El padre llegó a casa y se encontró los cadáveres apilados dentro de la cuna en la sala de estar

imagen de las dos niñas asesinadas por su madreFacebookArchivo

Una mujer de 26 años ha sido detenida en Las Vegas después de que el pasado viernes ahogara a sus dos hijas de dos meses y un año porque “sus órganos valen mucho dinero”. Fue el propio padre Jaykwon Singleton, de las víctimas el que llamó a emergencias para alertar de lo ocurrido. Según declaró cuando llegó a casa se encontró los cadáveres de las dos niñas en la cuna, apilados, uno encima del otro.

Sin esperar a la respuesta de su mujer, llamó al 911 y en la grabación se puede escuchar cómo Singleton le pregunta a Jefferson qué ha pasado y cómo responde “Ella los ahogó.... Lo siento, su madre los ahogó”.

Cuando llegaron los agentes, el padre de las menores declaró que le preguntó a la madre por qué los cuerpos de las niñas estaban apilados uno encima del otro. Dijo que ella, en lugar de responder, le mandó callar y luego le dijo que "sus órganos valían mucho dinero”.

Asimismo, Singleton añadió que conoció a la parricida en 2018 y que dos semanas antes del terrible crimen había comenzado a actuar de forma extraña. Dijo que comenzó a hablar sobre el “mundo de los espíritus del altar” y que le acusó de engañarla “con su esposa espíritu del altar”.

Singleton explicó que la noche antes del asesinato la encontró como siempre, que parecía que había vuelto a ser la misma de antes. El padre de las niñas se levantó el pasado jueves y encontró bien a Jefferson antes de salir de casa para ir a visitar a su abuela. Cuando regresó, vio lo ocurrido y llamó a emergencias.

La mujer sufre algún tipo de trastorno y quedó patente cuando fue interrogada por la Policía. En su declaración negó conocer al padre de las niñas y dijo que no tenía hijos. Así, dijo que vivía sola en su apartamento, que se despertó el viernes y encontró a las dos niñas en su sala de estar que parecían estar muertas. Asimismo, añadió que los niños, sus juguetes y sus cochecitos estaban plantados en suelo del apartamento.

El informe policial relata que la madre describió a los niños como “de piel más oscura” y que uno de ellos "tenía espuma saliendo de la boca. Después de ver a los niños, en lugar de pedir ayuda, decidió darse una ducha porque le gusta ducharse”.

La parricida compareció ante el juez y le fue asignado un abogado de oficio, que deberá defenderla en una vista preliminar que se celebrará el próximo 24 de noviembre.

La causa de la muerte de las niñas no ha sido determinada todavía porque a pesar de que la madre llegó a decir que habían muerto ahogados, el examen forense todavía no ha sido revelado.