El fin de la estrategia de “máxima presión” contra Irán

Lo más probable es que Washington se mantenga reacio a embarcarse en un conflicto que sabe que podría conducir a la Tercera Guerra Mundial, sostiene en experto Pierre Pahlavi

En los últimos días, varios testimonios han descrito una atmósfera muy venenosa en Irán y, en particular, en Teherán. Los iraníes que viven allí informan de que la Guardia Revolucionaria y la milicia Basij están particularmente nerviosas y que circulan rumores persistentes sobre la posibilidad de un «ataque externo» por parte de EE UU y sus aliados israelíes y del Golfo. Ayer, a dos meses del final del mandato de Donald Trump, «The New York Times» reveló que estos rumores estaban parcialmente fundamentados.

Durante una reunión el jueves en el Despacho Oval, el presidente preguntó a varios colaboradores «si tenía alguna opción para actuar en contra de la central nuclear de Natanz en las próximas semanas». Estos altos funcionarios «disuadieron al presidente de seguir adelante con un ataque militar», invocando la probabilidad de que rápidamente degenere en un conflicto mayor, dijo el diario.

Deben hacerse varias observaciones. En primer lugar, la idea de un ataque contra la instalación nuclear de Natanz está totalmente en línea con la llamada estrategia de «máxima presión» llevada a cabo por Washington y sus aliados israelíes y saudíes desde 2017. El objetivo de esta estrategia de 360° ha sido evitar que Irán desarrolle su capacidad nuclear y su programa de misiles balísticos mientras debilita al régimen en el escenario nacional, reduce su influencia externa y lo aísla en el escenario regional.

Esta estrategia multifacética se manifestó en la reimposición de sanciones económicas contra Irán y un marcado apoyo a los movimientos populares contra el régimen en Líbano e Irak. Este doble esfuerzo de asfixia diplomática y estrangulamiento económico fue reforzado por la presión militar de Israel (en Siria), Arabia Saudí (Yemen) y la OTAN (Irak) culminando, simbólicamente, con la eliminación del general Soleimani (enero de 2020).

A continuación, cabe señalar que si bien la opción flotante de un ataque contra Natanz encaja en la estrategia de la llamada «máxima presión», también, muy posiblemente, marca su culminación. Una de las características fundamentales de este enfoque multifacético ha sido confiar en todas las opciones disponibles... Con la notable excepción del uso de la fuerza. Calificada por los expertos como una estrategia llevada a cabo por debajo del umbral de la violencia, consiste esencialmente en contener y asfixiar al régimen de manera brutal y sistemática, evitando a toda costa que esta presión degenere en conflicto directo. Ésta es la opinión adoptada por los asesores del presidente al invocar los riesgos de una conflagración regional para disuadirlo de bombardear Natanz.

En respuesta al artículo de «The New York Times», el portavoz del Gobierno iraní, Ali Rabii, señaló que «podría haber intentos» de atacar Irán, «pero, personalmente, no preveo tal cosa». Expresando un punto de vista compartido en los escalones superiores del régimen iraní, Rabii agregó: «No creo que sea posible que [los estadounidenses] quieran aumentar la inseguridad en el mundo y en la región». El caso es que todos los protagonistas son conscientes de los peligros de un conflicto en espiral y de las catastróficas consecuencias que podría tener un enfrentamiento en el campo de batalla tradicional. Por eso, hasta ahora, se han abstenido de enfrentarse directamente entre sí. Ni Irán, ni Israel ni las monarquías del Golfo realmente quieren iniciar un conflicto que se intensifique y los sumerja en el caos regional.

A pesar de la retórica irascible de Trump, lo más probable es que Washington se mantenga reacio a embarcarse en un conflicto que sabe que podría conducir a la Tercera Guerra Mundial.

Los observadores también notan una cierta división en la Casa Blanca entre los partidarios del camino difícil y los realistas. Todo, hasta su divulgación por «The New York Times», sugiere que este «flash» noticioso marca el canto del cisne de la estrategia de «máxima presión». Incluso los israelíes, pilar de este enfoque total, han comenzado a establecer contactos con el equipo de Biden.

Si bien Biden condena la “máxima presión” de Trump, el presidente electo abraza plenamente los fundamentos de las políticas de “firmeza” de sus predecesores. Aparentemente, su retórica apunta a un cambio importante en la política iraní de Washington. “Necesitamos urgentemente cambiar de rumbo”, declaró en una entrevista concedida a CNN, y agregó en que: “Según cualquier medida objetiva, la máxima presión de Trump ha sido una bendición para el régimen de Irán y un fracaso para los intereses de Estados Unidos”. Sin embargo, una lectura atenta de su discurso revela que estos desacuerdos mostrados con la doctrina Trump son más formales que sustanciales.

En la misma entrevista, Joe Biden especifica: "Hay una manera inteligente de ser duro con Irán, y esa es la manera de Trump”. Si bien aboga por reconsiderar los medios utilizados durante los últimos cuatro años, sigue siendo sumamente convencional, incluso conservador, en cuanto a los objetivos perseguidos. No solo se trata de evitar que Irán adquiera armas atómicas, sino también de traer a sus líderes de vuelta a la mesa de negociaciones para obtener un acuerdo más inclusivo y vinculante que el JCPOA firmado en 2015, un acuerdo ampliado para poner fin a las “actividades desestabilizadoras” de la Guardia Revolucionaria en la región y suspender el ambicioso programa de misiles balísticos de Irán.

La otra razón principal por la que es poco probable que el resultado de las elecciones presidenciales estadounidenses cambie de forma sustancial las relaciones entre Irán y Estados Unidos es que en Teherán, los líderes islámicos, no esperan mucho y, francamente, incluso muestran un mayor escepticismo. Una administración de Biden permitirá que el régimen iraní recupere el aliento y una relajación en el estrangulamiento político, económico y militar experimentado durante casi cuatro años. Pero, saben muy bien que la presión de Washington no cesará por completo. Es importante destacar que la “Doctrina Biden”, muy probablemente, a pesar de todo, continuará amenazando los imperativos estratégicos vitales de Irán, imperativos que, incluso abordados con la mayor cortesía, seguirán siendo innegociables a los ojos de los iraníes.

De hecho, la supervisión de programas nucleares y balísticos sumada a la significativa disminución de las actividades regionales en Teherán presenta la desventaja de tocar puntos cruciales en los que los iraníes no pueden ceder simultáneamente (privarse de un seguro de vida nuclear y, al mismo tiempo, de la esfera protectora de influencia) sin correr el riesgo de debilitar la soberanía interna y externa del régimen. En otras palabras, hay líneas rojas. Las demandas hechas anteriormente por los occidentales y ahora asumidas por Biden están más allá de la voluntad de Irán de discutir.

A esto se suma un motivo adicional por el que sería ingenuo pensar que un mandato demócrata se traduciría automáticamente en una mejora de las relaciones iraní-estadounidenses: los últimos años han ido acompañados de un importante fortalecimiento de los “intransigentes”, a los que ya se les da ganadores de las próximas elecciones iraníes, que son más reacios que nunca a hacer más concesiones a Washington.

Pierre Pahlavi es doctor y profesor de Estudios de Defensa en el Canadian Force College