Los 27 barcos chinos que arrasan los mares de América Latina

Una flota de pesqueros clandestina acaba de llegar a aguas de Argentina después de saquear las Islas Galápagos, Perú y Chile. Parte de la tripulación va armada

Barcos ecuatorianos intentan impedir que esta flota clandestina de buques chinos arrase y pesque en las aguas de Las Galápagos, este verano. Ahora ya están rumbo a Argentina
Barcos ecuatorianos intentan impedir que esta flota clandestina de buques chinos arrase y pesque en las aguas de Las Galápagos, este verano. Ahora ya están rumbo a ArgentinaSANTIAGO ARCOSREUTERS

Se han vuelto una plaga que creció en la pandemia. Se extienden por diferentes países pero sobre todo por el continente latino donde las leyes y las limitaciones de las aguas internacionales son más leves. Están saqueando el Atlántico, el Caribe y el Pacífico. Son buques viejos donde a veces los trabajadores están en régimen de esclavitud. Parte de la tripulación va armada. Son piratas del océano.

Un total de 27 barcos pesqueros chinos permanecen en la milla 201 y amenazan por estas horas los recursos naturales de Argentina. Además, parte de esa armada clandestina que saqueó las aguas en las Islas Galápagos, Perú y Chile, ya cruzaron el Estrecho de Magallanes con destino al Océano Atlántico. Pero no sólo del Pacífico se acercan para permanecer agazapados en la milla 201 del Mar Argentino.

Esto es solo la punta del iceberg. La ONG Internacional Oceana ha estado siguiendo los movimientos de la polémica flota pesquera china que estuvo en julio y agosto pescando en las cercanías del Parque Nacional Galápagos, en Ecuador. Y descubrió que las más de 300 embarcaciones efectivamente dejaron esa región, como prometieron las autoridades chinas, en su momento, pero se movieron más hacia el sur y se encuentran en estos momentos en el límite de la Zona Económica Exclusiva de Perú y avanza casi con total seguridad hacia Chile.

En su vigilancia detectaron que 126 de las naves estuvieron entre el 14 de agosto y el 19 de septiembre pescando entre Ecuador y Perú. Esta reducción en el número de barcos no se debe a que los otros se hayan ido o desaparecido. Marla Valentine, analista de Pesca Ilegal y Transparencia de Oceana en Estados Unidos, dijo que “es probable que estén apagando sus sistemas de identificación automática”, una práctica que suelen utilizar este tipo de flotas. Una técnica que por cierto, es ilegal.

También se han detectado traslados de carga de un barco a otro, una práctica conocida como transbordo, que permite desalojar las bodegas para seguir llenándolas con pesca. Quizás no sorprenda saber que esta práctica, que evita la necesidad de llegar a un puerto, también es ilegal.

Estados Unidos ya había advertido al Gobierno de Perú de la presencia de la flota. A través de Twitter, la embajada de Washington en Lima informó que “una flota de más de 300 barcos de bandera de China con historial de cambiar nombres de barcos y desactivar rastreo por GPS está frente a Perú. La sobrepesca puede causar enormes daños ecológicos y económicos. Perú no puede permitirse semejante pérdida”.

La embajada china respondió rápidamente pidiendo a los peruanos que “no sean engañados con informaciones falsas”. LA RAZÓN ha estado embarcado en el buque la Esperanza de Greenpeace y ha comprobado cómo los barcos chinos faenan sin control en aguas internacionales, frente a Uruguay. El tiempo se agota…