“Las nucleares siguen aportando casi el 20% de la energía eléctrica del mundo desarrollado”

Diez años después del desastre de Fukushima, preguntamos al experto Neil Hirst sobre el futuro de la energía nuclear

Una manifestante contra la energía nuclear protesta frente a la sede de TEPCO en Tokio durante el décimo aniversario de la tragedia de Fukushima
Una manifestante contra la energía nuclear protesta frente a la sede de TEPCO en Tokio durante el décimo aniversario de la tragedia de FukushimaISSEI KATO

Hace diez años, la planta nuclear Daiichi de Fukushima quedó completamente destrozada tras el terremoto y posterior tsunami aquel fatídico 11 de marzo en Japón. Preguntamos a Neil Hirst, miembro de Políticas de Energía y Mitigación en el Grantham Institute del Imperial College London, sobre el futuro de la energía nuclear en el mundo tras el desastre. Hirst, que después de ser un funcionario del Gobierno en Reino Unido, fue Director de Tecnología y Director de Diálogo Global en la Agencia Internacional de Energía, asegura a LA RAZÓN que “el accidente de Fukushima supuso un serio revés mundial para la energía nuclear en ese momento”. El experto, que ha sido Consejero de Energía en la Embajada británica en Washington y presidente del Grupo de Trabajo de Seguridad Nuclear del G8, indica que, “diez años después, las nucleares siguen aportando casi el 20% de la energía eléctrica del mundo desarrollado”.

Con todo, Hirst, que es también autor de “The Energy Conundrum”, explica que en la actualidad, “China, Rusia y Pakistán tienen programas de construcción sustanciales”.

Japón y Alemania se habían comprometido con los objetivos del cambio climático antes del accidente y Fukushima precipitó un cambio importante de esa política. Diez años después, ¿cómo afectó el desastre nuclear japonés a la energía nuclear a nivel mundial?

El accidente de Fukushima supuso un serio revés mundial para la energía nuclear en ese momento. Casi todos los países detuvieron sus programas nucleares y revisaron las normas de seguridad. Para la mayoría, esta fue una fase temporal. Pero la decisión de Alemania de eliminar gradualmente la generación de energía nuclear y el voto de Italia contra las nucleares no se han revertido, y en el propio Japón, la industria de la energía atómica sigue siendo una sombra de lo que era antes.

Diez años después, la energía nuclear sigue aportando casi el 20% de la energía eléctrica del mundo desarrollado, más que la eólica y la solar juntas, y la vida útil de muchas centrales nucleares existentes se está ampliando. Pero las nuevas construcciones se han detenido casi por completo y la industria está en peligro. Las principales razones de esto han sido la disponibilidad de gas barato y la rápida disminución del coste de la energía eólica y solar, más que las secuelas de Fukushima. Sin embargo, también ha habido grandes retrasos y aumentos de costes en los pocos proyectos de construcción nuclear que han sobrevivido, y esto puede deberse, en parte, a los nuevos requisitos de las revisiones de seguridad posteriores a Fukushima. En países en desarrollo como China, India y Pakistán, y también en Rusia, la construcción nuclear continúa, pero generalmente a menor escala que la inversión en energías renovables.

La atracción de la energía nuclear se ha basado en la promesa de electricidad de bajo coste, suministro de energía baja en carbono y mayor independencia energética. ¿Sobrevivirá la energía nuclear a largo plazo, ya que muchos países están luchando contra el cambio climático y la gente es más consciente de las ventajas de una economía verde?

¡La energía nuclear de nueva construcción ciertamente no es barata! Reino Unido tiene que pagar más del doble del coste de la energía eólica marina para su próxima central nuclear. Los costes pueden bajar un poco para una segunda estación del mismo diseño y con una financiación más creativa. Pero en este momento, el coste, la construcción poco fiable y la enorme escala de unidades representan barreras formidables para los nuevos pedidos.

Sin embargo, está claro que se necesitará una gran expansión de la electricidad baja en carbono para lograr los objetivos de emisiones cero que se están fijando muchas naciones, así como la UE. Los costes de la energía solar y eólica están bajando, pero son intermitentes. Los costos de las baterías también están bajando rápidamente, aunque no en la medida en que puedan proporcionar una cobertura “estacional” para períodos prolongados de poca energía solar o eólica. Quizás las baterías de los coches eléctricos, la demanda más flexible, los enlaces internacionales y las “redes inteligentes” puedan compensar la diferencia. Realmente no lo sabemos todavía. Existe el argumento de que necesitaremos una mezcla de elementos de electricidad fiable con bajas emisiones de carbono. Por el momento, para los países sin energía hidroeléctrica, eso se reduce en gran medida a la energía nuclear o la energía fósil con emisiones de carbono almacenadas, otra opción de coste relativamente alto que aún no está tan bien establecida como la energía nuclear.

El futuro de la industria nuclear actual está, en parte, en sus propias manos. ¿Pueden reducir los costes y demostrar una construcción fiable? Probablemente en un grado aún mayor, depende de lo que suceda con las alternativas bajas en carbono.

A largo plazo, se invertirá mucho dinero en la investigación de reactores avanzados del futuro. Pueden ser más pequeños, más seguros y más fáciles de construir, y pueden ayudar a resolver el difícil problema de proporcionar energía baja en carbono para la industria pesada. Pero competirán contra otras tecnologías de próxima generación.

¿Qué países están apostando más por la energía nuclear?

China, Rusia y Pakistán tienen programas de construcción sustanciales. India en menor medida. En Occidente, Estados Unidos Y Francia están invirtiendo en I + D, pero las nuevas construcciones son muy limitadas en este momento.

¿Cómo fue la reacción del Gobierno japonés al desastre de Fukushima? ¿Cuáles fueron los principales errores cometidos por las autoridades?

Soy reacio a criticar al Gobierno japonés. El tsunami que azotó a Japón fue verdaderamente excepcional y la energía nuclear ya era controvertida en el país. El Gobierno ha realizado amplias consultas, sin embargo, gran parte de la toma de decisiones recae en las autoridades locales. Hasta ahora han ganado la aceptación para reiniciar 9 de los 54 reactores que estaban operando anteriormente. Japón tiene pocos recursos energéticos naturales y las consecuencias de los cierres nucleares han sido un gran cambio hacia el gas natural importado y un revés para las ambiciones de Japón de reducir las emisiones de carbono. Un éxito fue que la sociedad japonesa trabajó en conjunto para lograr una gran mejora en la eficiencia energética.