Biden, tras el veredicto por la muerte de Floyd: “No nos podemos parar aquí”

El presidente dice que la condena del ex oficial de policía Derek Chauvin “puede ser un gran paso adelante” para la nación en la lucha contra el racismo sistémico

El presidente estadounidense Joe Biden
El presidente estadounidense Joe BidenAndrew HarnikAP

El presidente Joe Biden dijo que la condena del ex oficial de policía de Minneapolis Derek Chauvin por el asesinato de George Floyd “puede ser un gran paso adelante” para la nación en la lucha contra el racismo sistémico. Pero declaró que “no es suficiente”. Biden habló el martes desde la Casa Blanca horas después del veredicto junto con la vicepresidenta Kamala Harris, y la pareja dijo que el trabajo del país está lejos de terminar con el veredicto. “No podemos detenernos aquí”, declaró Biden.

Biden y Harris pidieron al Congreso que actúe rápidamente para abordar la reforma policial, incluso aprobando un proyecto de ley con el nombre de Floyd. Más allá de eso, dijo el presidente, todo el país debe enfrentar el odio para “cambiar los corazones y las mentes, así como las leyes y las políticas”.

“‘No puedo respirar’. Esas fueron las últimas palabras de George Floyd”, dijo Biden. “No podemos dejar que esas palabras mueran con él. Tenemos que seguir escuchando esas palabras. No debemos apartarnos. No podemos mirar hacia otro lado“. Harris, la primera mujer negra en ocupar el cargo de vicepresidenta, dijo que el racismo estaba impidiendo que el país cumpliera su promesa fundacional de “libertad y justicia para todos”. “No se trata sólo de un problema de los afroamericanos o de las personas de color, es un problema para todos los estadounidenses“, dijo. “Está impidiendo que nuestra nación alcance todo nuestro potencial”. “Una medida de justicia no es lo mismo que una justicia igual”, dijo. Biden se dirigió a la nación después de telefonear a la familia de Floyd después del veredicto y les dijo: “Estamos todos tan aliviados”. Más tarde agregó que buscaba consolar a la pequeña hija de Floyd, Gianna, diciéndole: “Papá cambió el mundo”. Después de aproximadamente 10 horas de deliberaciones durante dos días, el jurado condenó a Chauvin por dos cargos de asesinato y uno de homicidio involuntario.

El veredicto, y las consecuencias, serán una prueba continua para Biden. Se ha comprometido a ayudar a combatir el racismo en la policía, ayudando a los afroamericanos que lo apoyaron en gran número en las elecciones del año pasado a raíz de las protestas que se extendieron por todo el país después de la muerte de Floyd y reiniciaron una conversación nacional sobre la raza. Pero también se ha proyectado durante mucho tiempo como un aliado de la policía, que está luchando con las críticas sobre las tácticas y los métodos de entrenamiento utilizados durante mucho tiempo y las dificultades en el reclutamiento.

El martes temprano, Biden rompió el silencio de su administración sobre el juicio, que ha puesto a la nación al límite durante semanas, diciendo que estaba orando por “el veredicto correcto”. El presidente había denunciado en repetidas ocasiones la muerte de Floyd, pero anteriormente no llegó a opinar sobre el juicio de Chauvin, y los funcionarios de la Casa Blanca dijeron que sería inapropiado hablar durante los procedimientos judiciales activos.

Los Obama: “Los afroamericanos son tratados de manera diferente”

El expresidente estadounidense Barack Obama (2009-2017) y la exprimera dama Michelle Obama consideraron que la “verdadera justicia” exige que se acepte el hecho de que “los afroamericanos son tratados de una manera diferente”. “Hoy, un jurado en Mineápolis hizo lo correcto”, afirmaron los Obama, el único matrimonio afroamericano en llegar a la Casa Blanca, en un comunicado que difundieron después de conocerse el veredicto. Ambos recordaron que la muerte de Floyd resonó “en todo el mundo”, pero siempre existió la pregunta más básica: “¿se haría justicia?”. En este caso, al menos, tenemos nuestra respuesta. Pero si somos honestos con nosotros mismos, sabemos que la verdadera justicia es mucho más que un solo veredicto en un solo juicio. La verdadera justicia requiere que aceptemos el hecho de que los afroamericanos son tratados de manera diferente, todos los días”, subrayaron.

Y señalaron que además requiere reconocer que “millones de nuestros amigos, familiares y conciudadanos viven con el temor de que su próximo encuentro con las fuerzas del orden público sea el último”.

“Aunque el veredicto de hoy puede haber sido un paso necesario en el camino hacia el progreso, dista mucho de ser suficiente. No podemos descansar”, sentenciaron Barack y Michelle Obama, que pidieron seguir adelante con “reformas concretas” para reducir y eliminar los prejuicios raciales en el sistema de justicia penal y ampliar las oportunidades económicas de las comunidades marginadas.

“Podemos sacar fuerzas de los millones de personas -especialmente jóvenes- que han marchado y protestado y se han manifestado durante el último año arrojando luz sobre la inequidad y pidiendo un cambio. La justicia está más cerca hoy no sólo por este veredicto, sino por su trabajo”, afirmaron.