La trágica muerte de un instructor que cayó al vacío desde su ala delta

El profesor despegó sin sujetarse al aparato, en el que viajaba una alumna que salvó la vida en la región de Treviso, en Italia

Federico Baratto, en una foto de archivo
Federico Baratto, en una foto de archivo FOTO: Facebook Facebook

Italia vive conmocionada por las imágenes de un accidente en un ala delta este fin de semana en el Col del Puppolo, a 850 metros sobre el nivel del mar, en la provincia de Treviso, que le costó la vida al instructor de vuelo Federico Baratto, de 51 años. Todo sucedió cuando su alumna, una mujer de 28 años, se subió al ala delta. El profesor la ató correctamente pero por algún motivo desconocido él no se amarró al aparato.

Cuando el ala delta despegó del suelo vino la tragedia, tal y como se ve en el vídeo publicado por Corriere della Sera: Federico intentó aguantar agarrado a las barras del biplaza hasta que no puedo aguantar más cayendo al vacío. La joven, que sí estaba bien sujeta, siguió volando en el ala delta y casi de forma milagrosa cayó sobre un árbol, donde sobrevivió atrapada entre las lonas del aparato y las ramas.

La alarma sonó alrededor de las 14.30 horas. El helicóptero de emergencia de Treviso identificó la lona y aterrizó cerca del lugar con un médico, una enfermera y un técnico de rescate para iniciar la búsqueda del piloto. Los servicios de emergencia dijeron que la joven alumna solo padecía un esguince de tobillo y algunas magulladuras.

Mientras tanto, los equipos de rescate se lanzaron a buscar el cuerpo del profesor, que fue hallado sin vida horas después. Baratto, el instructor, era una piloto de ala delta experimentado, tal y como recordaron sus amigos del club Montegrappa Flight al diario Corriere della Sera: “Llevaba muchos años volando, había pasado decenas de pruebas para alcanzar ese nivel de preparación. No podemos explicar lo que pasó”, dijo Daniele Matteazzi.

Las autoridades han abierto una investigación, y de momento, la única hipótesis es la del error humano: “Me parece increíble lo que le ha pasado a Federico. Era muy puntilloso y, como todos nosotros, lo era aún más cuando cargaba con otra persona. Estoy muy triste por su muerte pero también estoy muy enfadado porque me dijeron que cuando despegaron no había ningún asistente de vuelo en la plataforma. Tenía que estar allí, solo para verificar que se respetaran todos los procedimientos de seguridad. Esto hay que aclararlo”, añadió su amigo Daniele.

Federico tenía a sus espaldas más de 200 kilómetros en ala delta y había sido el campeón italiano de la clase de alas rígidas en 2018.