El Estado Islámico da por finiquitadas las “primaveras árabes” con el golpe de Túnez

Hace un llamiento a la “yihad y la sharia” para acabar con las democracias mediante el uso de las armas

Imágenes del Parlamento tras el golpe presidencial en Túnez EFE/EPA/STR
Imágenes del Parlamento tras el golpe presidencial en Túnez EFE/EPA/STRSTREFE

El Estado Islámico (Daesh, Isis) ha dado por finiquitadas las “primaveras árabes” con el golpe presidencial de Túnez y ha lanzado el mensaje de que “sólo la yihad y la sharia (la interpretación más rigorista del Islam) son el camino”. De paso, ha metido por medio a Al Qaeda por no haber combatido el régimen tunecino.

El mensaje está en la línea del extremismo de Isis que sólo ve en la muerte, en la espada, el camino para alcanzar su sueño de un “Califato” mundial. La democracia es presentada como el peor de los males y las armas como alternativa de las urnas. El fanatismo parece afincado definitivamente en Isis, que cree encontrar cada día más razones para extender su yihad a occidente.

Días pasados, el presidente Kais Said destituyó al primer ministro, clausuró el Parlamento durante un mes, cesó a los ministros de Justicia y Defensa, y se arrogó todos los poderes del Estado, en especial las Fuerzas Armadas. Daesh no ha desaprovechado la ocasión para criticar a los que eligieron el camino de la democracia. A los que califica de “apóstatas e hipócritas”.

“Esto es lo que sucedido a los hermanos apóstatas en Túnez después de que violaron el camino de los creyentes y siguieron la democracia, la convirtieron en una regla entre ellos y los guiaron al camino del infierno”, enfatizan.

“Todas las experiencias de la llamada “primavera árabe” han fracasado; se atribuyó a razones “internas y externas”; pero fue porque violaron la ley del Islam y la era de Dios en su creación”, aseguran. “Es palpable que, a pesar de la incredulidad cometida por los hermanos apóstatas en Túnez y su inconfundible lucha contra la sharia para satisfacer a los “socios internacionales y locales”, ello no ha impedido el golpe contra ellos”, se mofan.

“Por lo tanto, --señala Daesh--los musulmanes deben saber con certeza que la democracia y la paz no son el camino de los creyentes; el camino para los creyentes es la yihad, cuyo objetivo es que la sharia no sea la gobernante ni de la democracia ni de otros enfoques blasfemos que han corrompido a la humanidad y la han llevado a este declive total en todos los aspectos de la vida”.

“El Estado Islámico ha aprendido que la verdad solo se recupera por la fuerza, con las cajas de municiones, no con las urnas; y que levantar la injusticia y el cambio sólo es posible con la espada”. “Los acontecimientos y los rápidos cambios en el mundo demuestran la corrección del Estado Islámico en sus orientaciones por la ley, la política y el gobierno, porque siguió el camino de Alá todopoderoso (…) Estén orgullosos, soldados del Califato”.