¿Qué sucederá tras la salida de EE UU?

La ONU estima que más de 18 millones de personas, más de la mitad de la población afgana, necesitan ayuda humanitaria

Un marine de EE UU que protege el aeropuerto de Kabul
Un marine de EE UU que protege el aeropuerto de KabulSenior Airman Taylor CrulAP

Este martes, el presidente Joe Biden se aferró a su plan de retirar a los casi 6.000 soldados estadounidenses de Afganistán el 31 de agosto. Dependerá de si los talibanes cooperan para permitir la evacuación de más estadounidenses y sus aliados afganos.

Biden anunció un plan en abril para retirar a 2.500 soldados estadounidenses que todavía estaban en Afganistán después de una guerra de 20 años, pero se vio obligado a enviar miles más para evacuar a los que estaban en riesgo cuando el gobierno y el ejército respaldados por Estados Unidos colapsaron rápidamente.

La evacuación caótica y peligrosa del aeropuerto de Kabul que siguió ha desatado una ola de críticas y presentó a Biden su mayor crisis desde que asumió el cargo en enero.

¿Qué pasará ahora?

Los funcionarios estadounidenses dicen que la retirada de las tropas debe comenzar a más tardar el viernes para completarse antes del 31 de agosto y tomará varios días. Las tropas en el aeropuerto de Kabul incluyen marines y paracaidistas.

A medida que empaqueten su equipo y se retiran, el ritmo de las evacuaciones de las fuerzas estadounidenses y aliadas, que llegó a 20.000 por día esta semana, inevitablemente se ralentizará.

¿Cuántas personas pueden ser evacuadas antes?

Desde el 14 de agosto, más de 70.000 personas, incluidos ciudadanos estadounidenses, personal de la OTAN y afganos en riesgo, han sido evacuados de Kabul, rerveló Biden el martes. El presidente ha dicho que Estados Unidos evacuará a cualquier ciudadano estadounidense que quiera irse y las autoridades han dicho que evacuarán a tantos afganos en riesgo como sea posible.

El portavoz del Pentágono, John Kirby, dijo que el Pentágono cree que tiene la capacidad de sacar a todos los estadounidenses que quieran salir antes del 31 de agosto y los funcionarios estadounidenses aseguran que 4.000 estadounidenses han sido evacuados hasta ahora, pero no saben cuántos quedan todavía en el país. ya que no todos están registrados en la embajada de Estados Unidos.

El Pentágono también se ha comprometido a evacuar a los aproximadamente 500 soldados afganos que han estado ayudando a proteger el aeropuerto de Kabul.

A pesar del ritmo actual de evacuación, que ha involucrado a decenas de aviones de transporte militar de Estados Unidos y de todo el mundo, muchos miles de afganos que, según funcionarios y grupos de defensa, se enfrentan a posibles represalias a manos de los talibanes, no podrán marcharse antes de la fecha límite de Biden.

¿Qué pasará con los que se queden atrás?

La Asociación de Aliados en Tiempo de Guerra, un grupo de reasentamiento de refugiados, estima que 250.000 afganos, incluidos intérpretes, conductores y otros trabajadores que ayudaron en el esfuerzo de Estados Unidos, deben ser evacuados, pero solo 62.000 se han ido desde julio.

El Departamento de Estado dice que el objetivo es ayudar a los afganos en riesgo a irse incluso después de la retirada de las tropas y que Washington presionará a los talibanes para asegurarse de que puedan hacerlo.

“Lo que no termina cuando termina la misión militar es nuestro compromiso con los afganos en riesgo”, dijo el lunes el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price. “Vamos a obligar a los talibanes a esto; el resto del mundo también lo hará, que las personas que busquen irse después de que el Ejército estadounidense se haya ido tendrán la oportunidad de hacerlo”.

¿De qué recursos dispone EE UU?

Una de las preguntas más importantes que enfrentan la Administración Biden y los gobiernos afines es si reconocer al régimen establecido por los talibanes. Esto tendría consecuencias importantes, incluso en cuanto a si los talibanes tendrán acceso a la ayuda exterior de la que dependían los Gobiernos afganos anteriores.

Un acuerdo de 2020 firmado por la administración de Donald Trump establece explícitamente que los talibanes “no son reconocidos por Estados Unidos como un Estado”, pero ya hay indicios de que Washington tendrá que hablar con el grupo militante islamista sobre algunos temas, como la contrarreferencia. terrorismo.

El director de la CIA, William Burns, se reunió con el líder talibán, Abdul Ghani Baradar, en Kabul el lunes en el encuentro oficial de más alto nivel desde que el grupo tomó el control de Kabul el 15 de agosto.

Funcionarios estadounidenses aseguran que los talibanes se oponen a grupos como el Estado Islámico y que los diplomáticos y comandantes estadounidenses han estado en contacto con funcionarios talibanes durante la evacuación.

¿Y la crisis humanitaria?

Estados Unidos, sus aliados y Naciones Unidas tendrán que decidir cómo lidiar con un desastre humanitario que se avecina. La ONU prevé que más de 18 millones de personas, más de la mitad de la población de Afganistán, necesitan ayuda y la mitad de todos los niños afganos menores de cinco años ya sufren de desnutrición aguda en medio de la segunda sequía en cuatro años.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que solo tiene suministros suficientes en Afganistán para una semana después de que las entregas fueran bloqueadas por restricciones en el aeropuerto de Kabul y le preocupa que la agitación aumente las infecciones por coronavirus.

Los talibanes le han asegurado a la ONU que puede realizar trabajo humanitario, pero el organismo mundial insistirá en los derechos de las mujeres y el acceso a todos los civiles.