China ocultó el lanzamiento de un segundo misil hipersónico y enfada a Estados Unidos

El avanzado estado de la carrera armamentística de China ha dejado a Occidente desprevenido, y la Inteligencia no puede asegurar a ciencia cierta los misiles lanzados

El segundo lanzamiento ya fue el 13 de agosto, más de dos semanas después, e incluyó un “vehículo de planeo hipersónico” parecido al lanzado a finales de julio.
El segundo lanzamiento ya fue el 13 de agosto, más de dos semanas después, e incluyó un “vehículo de planeo hipersónico” parecido al lanzado a finales de julio. AP

El avanzado estado de la carrera armamentística de China ha dejado a Occidente desprevenido. No sólo no han sido capaces de registrar al momento el lanzamiento de un misil orbital hipersónico este verano, es que ahora, la Inteligencia no puede asegurar a ciencia cierta que sólo haya sido un misil.

El diario “Financial Times”, que ya adelantó la prueba anterior, informa ahora que China habría realizado dos pruebas de armas hipersónicas este verano. “El “vehículo de planeo” con capacidad nuclear hace temer a Estados Unidos que Pekín esté desarrollando una nueva generación de armas”, advierten el rotativo.

El periódico salmón asegura que Pekín lanzó un cohete que empleó un sistema de “bombardeo orbital fraccionado” para propulsar un “vehículo de planeo hipersónico” con capacidad nuclear alrededor de la Tierra por primera vez el 27 de julio, según cuatro personas familiarizadas con las evaluaciones de la inteligencia estadounidense.

El segundo lanzamiento ya fue el 13 de agosto, más de dos semanas después, e incluyó un “vehículo de planeo hipersónico” parecido al lanzado en julio.

¿Qué dice China?

China y Estados Unidos, así como Rusia, están dedicando sus esfuerzos a una carrera armamentística que ahora incluye el desarrollo de tecnología de misiles hipersónicas.

Pekín ha reconocido una de las pruebas, pero afirma que lanzó una nave espacial civil “pacífica”, después de que, a principios de este mes, se conociera el primero de ellos. Según añade “The Daily Mail”, los analistas creen que la nave podría estar dotada de una cabeza nuclear y diseñada para eludir todas las defensas antimisiles actuales.

El proyectil hipersónico chino alcanzó cinco veces la velocidad del sonido y voló por el espacio en órbita baja, dando la vuelta al mundo antes de dirigirse a su objetivo. El misil fue lanzado al espacio por propulsores de cohetes, similares a los que lanzan naves espaciales.

Además, el gobierno chino ha anunciado con regularidad los lanzamientos del cohete. No obstante, promulgó el lanzamiento número 77 (finales de julio) y el lanzamiento número 79 (finales de agosto), mientras que ocultó el número 78 (13 de agosto).

En julio, se hicieron virales las imágenes de satélite que mostraban que China estaba construyendo varios cientos de silos. Estados Unidos advirtió del repunte de la fuerza armamentística del país asiático. FAS (Federación de Científicos de Estados Unidos) habló en un informe de la construcción de 120 silos nucleares de Yumen, en la provincia de Gansu, el que sería el segundo junto con el que empezara a construirse el pasado mes de marzo, cerca de la ciudad de Hami, al este de Xinjiang. Solo había una diferencia de 380 kilómetros entre uno y otro.

Preocupación de Estados Unidos

Sin embargo, una fuente que habló con “Financial Times” -que ha revelado las dos pruebas- manifestó que incluso los científicos del Gobierno de EE UU están luchando para entender exactamente lo que China ha probado. Y es que parece que China está “desafiando las leyes de la física” y es diferente a cualquier tecnología que tenga Estados Unidos.

Ned Price, portavoz del Departamento de Estado, aseguró que la administración Biden se encontraba muy preocupada por la rápida expansión de las fuerzas nucleares de China. Sí es verdad que tanto el país norteamericano como Rusia están desarrollando sus propios vehículos deslizantes hipersónicos, pero ninguno de los dos estados les ha dado el mismo uso que China.

El “Financial Times” asegura que los países de la OTAN reconocen que el ascenso de China es un peligro real, del mismo calibre que el terrorismo o la ciberseguridad, ya que el incremento del poder militar chino afectaría, con total probabilidad, negativamente a esos dos factores, entre otros. “China se está acercando, tienen cada vez más armas de alto alcance que pueden llegar a todos los países aliados de la OTAN”, alertan desde Estados Unidos.

Nicolas Chaillan, ex director de software del Pentágono, advirtió que Pekín está cerca del dominio global por sus avances en inteligencia artificial (IA). así como congresistas estadounidenses criticaron a Biden y afirmaron que podrían perder “la nueva Guerra Fría” si Estados Unidos no hace nada al respecto. “El orgullo nacional está en juego”.

El otro ojo puesto en Rusia

Estados Unidos tiene una política de nunca usar o amenazar con armar nucleares contra la mayoría de naciones, pero ha eximido a Corea del Norte, Rusia y China de esa política.

Los alardes chinos se unen a los rusos como razones para hacer sonar las alarmas de Estados Unidos. Quizás sea el secretismo lo que más asusta al Pentágono con respecto a Rusia. Mientras que China alardea y saca pecho la mayoría de las veces que realiza alguno de estos ejercicios, desde el país ex-soviético no causan tanto alboroto.

Eso no impide que en Estados Unidos miren con un ojo a China mientras que, con el otro, están atentos a cualquier movimiento que pueda tener Rusia.

Rusia es el país más avanzado en el desarrollo de este tipo de proyectiles. En 2018, el Avangard de Rusia se lanzaba a bordo de un cohete en una prueba en la que el presidente ruso, Vladimir Putin, quedaba satisfecho y aseguraba que su arma hipersónica ya estaba en servicio. Otros modelos que han llamado la atención son el Kinjal y ahora el Tsirkon, el cual es capaz de volar con un alcance teórico de mil kilómetros.

“Los rusos tienen un vehículo de deslizamiento hipersónico llamado Avangard, uno de sus misiles balísticos intercontinentales (misiles balísticos intercontinentales) pesados”, dijo Robert Wood, embajador de desarme de Estados Unidos. “Hemos sabido sobre eso. Ellos, en esencia, aún no lo tienen del todo desarrollado”.

Pero Pekín no solo se muestra como amenaza de Washington, sino también de Moscú, El hecho de que Pekín esté llegando a su punto álgido de poder y de que cada vez presente objetivos más grandes para el futuro de su país hacen que amenacen a Rusia como país con mayor avance armamentístico.