Cancelan 2.300 vuelos en EEUU por los contagios entre el personal de las compañías aéreas

La falta de personal aéreo, afectado por la covid, pero también el temporal en Chicago han dejado en tierra a miles de pasajeros

Un viajero comprueba un vuelo en el aeropuerto de Chicago O'Hare
Un viajero comprueba un vuelo en el aeropuerto de Chicago O'Hare FOTO: Nam Y. Huh AP

Estados Unidos ha vivido un comienzo de 2022 frustrante y caótico en muchos aeropuertos tras cancelarse hasta 2.300 vuelos en la costa este del país, según anunció el servicio de rastreo FlightAware. La cifra seguramente aumentará cuando termine el día y se haga un recuento más exacto de las suspensiones en todo el país, lo que demuestra que la covid está causando estragos nuevamente en la industria de la aviación.

Es, sin duda, la cifra más alta de cancelaciones de vuelos en EEUU desde que comenzó la pandemia. En realidad, estas cancelaciones se deben fundamentalmente a la falta de personal de las compañías aéreas. Tanto pilotos, como azafatas, controladores y resto de personal necesario para poner en vuelo un avión comercial se han visto afectados por el aumento de positivos por coronavirus. Esta escasez de profesionales comenzó a notarse antes de Navidad y ha alcanzado su punto culminante el 1 de enero. El periódico USToday asegura que si se suman los retrasos la cifra total de vuelos afectados este primer día de 2022 en EEUU asciende a 4.000.

Sin embargo, ha habido otros factores que explican las cancelaciones de vuelos. El más relevante después de la covid ha sido el duro clima invernal que ha convertido a la ciudad de Chicago en una de las más afectadas con 800 vuelos cancelados en el aeropuerto O’Hare y más de 250 en el aeropuerto Midway en un solo día.

La compañía Southwest suspendió más de 450 vuelos, y SkyWest, que opera vuelos de American Eagle, Delta Connection y United Express, dejó en tierra más de 400 aviones.

Los viajeros usan su equipaje como asientos cerca de las cintas transportadoras de equipaje de Southwest Airlines en el Aeropuerto Internacional de Denver. Las aerolíneas cancelaron cientos de vuelos el domingo, citando problemas de personal relacionados con la covid
Los viajeros usan su equipaje como asientos cerca de las cintas transportadoras de equipaje de Southwest Airlines en el Aeropuerto Internacional de Denver. Las aerolíneas cancelaron cientos de vuelos el domingo, citando problemas de personal relacionados con la covid FOTO: David Zalubowski AP

Las cancelaciones se producen justo cuando el número de viajes aumenta debido al Año Nuevo. Desde el 16 de diciembre, más de 2 millones de viajeros al día han pasado por los puntos de control de seguridad de los aeropuertos de EEUU, un aumento de casi 100.000 por día desde noviembre y casi el doble en diciembre pasado.

EEUU ha empezado el año sumido de nuevo en la incertidumbre por la rápida expansión del virus, donde se ha registrando un nuevo récord de contagios de covid-19 con la llegada de la variante ómicron, con más de 400.000 positivos al día. Más del 70% de la población de Estados Unidos cuenta ya con la pauta completa de vacunación, y más del 30% ha recibido la dosis de refuerzo.

El presidente Joe Biden trató de lanzar un mensaje de esperanza en su discurso de Año Nuevo al destacar la capacidad de superación de Estados Unidos, el país más golpeado en el mundo por la pandemia de coronavirus, con más de 800.000 fallecidos. “No importa lo duro que sea el desafío, lo altos que sean los obstáculos, siempre avanzamos. El virus ha sido duro, pero nosotros hemos sido aún más duros”, dijo Biden.

Mientras tanto, docenas de universidades norteamericanas están volviendo a las clases online durante al menos la primera semana del semestre, y algunas advierten que podría extenderse más si la ola de la infección no desaparece pronto. En Harvard el regreso al campus está programado para fines de enero, “si las condiciones lo permiten”. La Universidad de Chicago está retrasando el comienzo de su nuevo mandato y manteniendo las dos primeras semanas online.

Muchas universidades esperan que una semana o dos más ayuden a superar el pico a nivel nacional impulsado por la variante ómicron. Aún así, el aumento está generando incertidumbre durante un semestre que muchos esperaban que fuera el más cercano a lo normal desde el comienzo de la pandemia.