Un soldado ruso se rinde y entrega su tanque a cambio de 10.000 dólares y la ciudadanía ucraniana

La Policía Nacional de Ucrania envía mensajes a los móviles de los militares rusos para convencerlos de que deserten

Un tanque ruso destruido en Irpin
Un tanque ruso destruido en Irpin FOTO: Vadim Ghirda AP

Los medios de comunicación ucranianos informan repetidamente de supuestas deserciones de soldados rusos, que denuncian haber sido enviados a la guerra sin ser informados de su destino y engañados por los mandos de las Fuerzas Armadas. El director del Instituto Ucraniano para el Futuro, Viktor Andrusiv, publicó hace unos días que la Policía estaba siguiendo un método para convencer a los rusos de que se rindan y, según ha anunciado hoy, está técnica ha surtido efecto, al menos, en un caso.

Andrusiv ha explicado que durante semanas, la Policía Nacional de Ucrania identifica los teléfonos móviles de los soldados rusos y los envían mensajes SMS de cómo rendirse sin consecuencias y de cómo entregar sus equipos. Así es como han convencido a un soldado ruso que, según aseguran, ha desertado y ha vendido su tanque al Ejército de Kiev a cambio de una recompensa de 10.000 dólares y la ciudadanía ucraniana.

“Hace unos días, Misha nos llamó por teléfono”, ha explicado Andrusiv en su página de Facebook. Esa información fue entregada a la Dirección Principal de Inteligencia del Ministerio de Defensa desde donde determinaron un lugar para encontrarse con el posible desertor. Según el director del Instituto Ucraniano para el Futuro, el militar condujo su tanque hasta la zona convenida mientras era vigilado por un dron para evitar una emboscada.

Al encontrarse con las fuerzas ucranianas, el soldado ruso explicó que de todo su equipo solo quedaba él porque los demás habían huido. También dijo que no tenían casi comida, y que la gestión militar rusa es caótica y prácticamente ausente. “La desmoralización es colosal”, ha escrito Andrusiv.

Misha entregó entonces su tanque y a cambio recibirá 10.000 dólares cuando termine la guerra y podrá solicitar la ciudadanía ucraniana. “Hasta que termine la guerra vivirá en cómodas condiciones con televisor, teléfono, cocina y ducha”, ha anunciado el director del Instituto Ucraniano para el Futuro.

Ya el pasado 12 de marzo, unos 600 marineros rusos se amotinaron para desobedecer las órdenes de desembarcar y combatir en la región de Odesa, en el sur de Ucrania, según informó el Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU), la principal agencia de los servicios secretos ucranianos. “Cerca de Odesa unos 600 marineros se han rebelado y se negaron a desembarcar porque comprendieron lo que estaba pasando”, ha informado el SBU en un mensaje publicado en Telegram.

Bajas

Mientras tanto, los combates entre rusos y ucranianos continúan en el vigésimo séptimo día desde el comienzo de las hostilidades, que ahora también se llevan a los daños que unos y otros se han causado, en especial las bajas humanas.

Así el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas ucranianas cifró hoy en unos 15.300 los soldados rusos muertos en casi un mes desde el comienzo de la invasión rusa de Ucrania.

Según esa fuente, las tropas rusas perdieron además, 509 tanques 1.556 vehículos blindados de combate, 252 sistemas de artillería, 80 sistemas de lanzamiento múltiple de cohetes (MLRS) y 45 sistemas de defensa antiaérea.

Completa la lista de pérdidas por la parte rusa publicada por el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Ucrania en Facebook 99 aviones, 123 helicópteros, cien vehículos, tres buques, setenta camiones cisterna de combustible, 35 vehículos aéreos no tripulados tácticos operativos y 15 equipos especiales.

Por su parte, el Kremlin rehusó comentar una información publicada y eliminada enseguida en un tabloide ruso que hablaba de casi 10.000 soldados rusos muertos durante la campaña en Ucrania y remitió al Ministerio de Defensa para responder a esa pregunta.