Acoso a los diputados británicos

El asesinato de Cox es un ataque a nuestra democracia y reabre el debate sobre aumentar la protección a políticos

La Razón
La RazónLa Razón

–¿El ataque a Cox podría impulsar los apoyos a la permanencia, ya que la diputada defendía esta postura?

–Es difícil pronosticar si el ataque a Cox tendrá un impacto significativo en el voto de la población británica el próximo jueves. El atacante parece haber actuado en solitario y sin conexiones políticas claras. Además, los defensores de la campaña del Brexit, como el grupo de extrema derecha Britain First, fueron rápidos en condenar el acto. Por ello, mi instinto me dice que no repercutirá de manera dramática en la intención de voto. Eso sí, lo ocurrido quedará marcado en las mentes británicas.

–¿Qué simboliza el asesinato de Cox para Reino Unido?

–Representa un ataque a nuestra democracia representativa y se ha abierto el debate sobre si los diputados deberían ahora ver incrementada su vigilancia para reforzar su seguridad. Aunque me sorprendería que se hicieran cambios sustanciales en este sentido, ya que la mayoría de parlamentarios entienden que ser abiertos y accesibles a cualquier ciudadano es parte crucial de su trabajo y que si reaccionan distanciándose de ellos, el efecto sería el contrario a una democracia desnuda y transparente.

–¿El resultado de la consulta polarizará más a la sociedad?

– Hay consenso social de que un posible Brexit tendrá un efecto perjudicial para la economía. Mi percepción es que las preocupaciones en torno a este sector superarán, incluso, a los temores existentes sobre inmigración y que Reino Unido, finalmente, votará por permanecer. Eso sí, no sin antes atravesar una reñidísima votación.

*Profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de York