Política

Al menos cinco detenidos en China por suministrar carne podrida

La Policía de Shangai ha anunciado este miércoles la detención de cinco trabajadores de la compañía Shanghai Husi por distribuir carne en mal estado y podrida a cadenas de comida rápida extranjeras como KFC, McDonald's y Starbucks. Entre los detenidos se encuentran el director y el responsable de calidad de esta filial de la estadounidense OSI Group LLC.

McDonald's y Yum Brands Inc, las empresas matriz de KFC y Pizza Hut, y otras compañías extranjeras han retirado los productos que procedían de esta compañía en China y Japón tras conocer la noticia.

El responsable de la Administración Municipal de Alimentación y Drogas, Gu Zhenhua, ha asegurado a la agencia oficial de noticias china Xinhua que "algunas prácticas ilegales de la compañía no eran comportamientos individuales sino organizados".

En otro comunicado, la agencia de control de alimentos de Shanghai ha informado de que la filial de OSI en China había vendido más de 1.000 toneladas de productos de carne sospechosa y más de 100 toneladas de otros productos.

Desde OSI, con sede en Illinois, se han declarado "horrorizados"y han anunciado que están investigando los hechos. El escándalo salió a la luz el pasado domingo cuando un reportaje de la televisión china desveló que el personal de Shanghai Husi utilizaba carne en mal estado e incluso recogía la que se caía al suelo para mezclarla con otros productos.

Un trabajador de otra planta de OSI en la provincia de Hebei, en el norte de China, ha precisado que las regulaciones son muy estrictas, los trabajadores tienen que llevar ropa especial y las inspecciones se realizan con frecuencia y, muchas veces, sin avisar. "Todo el mundo nos hace inspecciones: nuestra compañía, el Gobierno y también clientes como McDonald's", ha añadido. La planta de Hebei, que procesa carne, verduras y productos con harina, sigue abierta a pesar de las inspecciones del Gobierno.

Informes médicos

El 'número dos' de la empresa de control de alimentos, Gu, sostiene que los sistemas de control y los informes de Shanghai Husi de los productos sospechosos infringían la regulación china.

En el reportaje, el personal de las instalaciones de Shanghai Husi no ocultaba que tenían dos libros de control alimentario, uno de ellos con datos manipulados que mostraban durante las inspecciones. El documental de la televisión china asegura que el personal de Shanghai Husi era consciente de la visita y ese día solo utilizaron la carne que cumplía con los controles de sanidad.

En Japón, un portavoz de Seven & I Holdings ha anunciado que los dos tipos de hamburguesa que contenían carne procedente de esta distribuidora se han retirado del mercado. La misma decisión han tomado los responsables de FamilyMart que este mes habían empezado a recibir de la compañía investigada Garlic Nugget, que vendía en unos 10.000 establecimientos en Japón. Los 'Popcorn Chicken', en periodo de estudio de ventas en Tokio, también se han dejado de vender. La compañía no tiene conocimiento de que ningún cliente se encuentre en mal estado por ingerir estos alimentos.

El presidente de FamilyMart, Isamu Nakayama, ha manifestado su arrepentimiento "por causar estos problemas"y se ha mostrado "preocupado por los involucrados". "No creemos que haya ningún problema con nuestra estructura de operaciones pero ante estos hechos creo que se deberían realizar controles adicionales para tranquilizar

a los clientes", ha añadido.

Este martes, McDonald's Japón ha anunciado que ha retirado de la venta los McNuggets que distribuía Shanghai Husi.