Internacional

“¿Cómo eres capaz de mirar a una niña y matarla?”: El desgarrador relato del padre de Amerie, una de las víctimas del tiroteo en Texas

Angel Garza explica cómo se enteró de la muerte de su hija

En el momento del tiroteo, la niña había intentado llamar a la policía
En el momento del tiroteo, la niña había intentado llamar a la policía FOTO: DPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

Veintiún vidas inocentes. Ese fue el saldo de la masacre de Uvalde, en Texas, después de que un tirador identificado como Salvador Ramos abriera fuego en Robb Elementary, una escuela de primaria. Entre las víctimas, dos profesoras y diecinueve niños, con edades comprendidas entre los ocho y los once años. Un suceso que ocurre dos semanas después de la matanza en un supermercado de Buffalo, y sin duda, uno de los hechos más atroces que se recuerdan en los últimos años en Estados Unidos.

Entre los menores fallecidos se encontraba Amerie, una niña de diez años. Hace dos semanas, fue su cumpleaños, y había recibido su primer teléfono móvil, aquel que tanto deseaba. Su padre, Angel Garza, todavía no se cree lo que ha pasado: “¡Cómo puedes mirar a esta niña y le disparas! ¿Por qué le disparó a mi bebé?”, relata entre lágrimas a CNN.

Socorrista y asistente médico de profesión, recuerda que cuando llegó a la escena del crimen, “todavía había niños dentro”. Así, explica que las autoridades que se desplazaron al lugar comenzaron a sacar a los niños de dentro, y él ayudó en las labores de rescate: “Encontré a una niña pequeña que estaba cubierta de sangre. Le ayudé, y le pregunté que cómo se encontraba. Dijo que ella estaba bien, que no estaba herida, pero estaba histérica. Me dijo que había visto cómo dispararon a su mejor amiga, que la mataron y ya no respiraba”, explicó Angel. “Le pregunté su nombre, y ella... dijo que se llamaba Amerie. Era mi pequeña”, agregó, recordando que acababa de recibir el cuadro de honor.

En el momento del tiroteo, la niña había intentado llamar a la policía, según relataron los informes. “Solo quiero saber qué hizo mal para ser la víctima. Ella no tenía la culpa”, lamenta el padre de la menor. “Ella solo trataba de hacer lo correcto. Solo intentaba llamar a la policía. Tenía tanto miedo de los extraños y cosas como estas, como que cerraba la puerta de mi casa cuando yo salía a echar gasolina al coche. Este es literalmente, como su mayor miedo, y ella solo estaba tratando de ayudar a todos”.

Angel la recuerda como “la niña más dulce, que no hacía nada malo”. “Escuchaba a sus padres, siempre se lavaba los dientes, era creativa, hacía cosas para nosotros, nunca se metía en problemas en la escuela. Solo quiero saber qué hizo para ser una víctima”.

Por otro lado, habla de su esposa, quien siente culpabilidad por la muerte de la niña: “Ella cree que tiene la culpa de esto... Yo le explico que no, que hizo lo mejor por ser madre”. Además, la pareja tiene otro hijo de tres años, el hermano menor de Amerie: “Zane pregunta todos los días por su hermana. Pero ahora le hemos dicho que ya no está, que está con Dios y no volverá. Por supuesto, lloró”.

Berlinda Irena Arreola, la abuela de la menor, explicó ayer al diario The Daily Beast que “murió como una heroína tratando de obtener ayuda para ella y sus compañeros de clase”. “Ella era súper extrovertida. Tenía un corazón generoso. Ella siempre estaba allí para echar una mano a cualquiera. Ella fue muy rápida para ser la mascota de un maestro. Acababa de recibir su premio hoy por AB Honor Roll. Era muy inteligente y estaba ansiosa por hacer una vida por sí misma”, dijo la anciana.

El pistolero de Texas publicó en Facebook que iba a disparar en una escuela primaria unos 15 minutos antes de su ataque, dijo el miércoles el gobernador Greg Abbott, mientras seguían surgiendo detalles desgarradores sobre el ataque.

El pistolero, identificado como Salvador Ramos, de 18 años, también publicó un mensaje diciendo que iba a disparar a su abuela, así como otro confirmando que lo había hecho, dijo Abbott en una conferencia de prensa. Su abuela, a la que Ramos disparó en la cara poco antes de atacar la escuela, sobrevivió y llamó a la policía.