MENÚ
jueves 18 julio 2019
08:29
Actualizado

Un crimen antisemita conmociona a Francia

Mireille Knoll, de 85 años y superviviente del Holocausto, fue asesinada al grito de «Alá es Grande»

  • Muestras de cariño en la puerta de la vivienda de Mireille Knoll
    Muestras de cariño en la puerta de la vivienda de Mireille Knoll

Tiempo de lectura 4 min.

28 de marzo de 2018. 16:56h

Comentada
27/3/2018

ETIQUETAS

El asesinato de una superviente del Holocausto en su domicilio de París ha conmocionado a Francia. Dos hombres detenidos el fin de semana por la muerte de una mujer de confesión judía fueron inculpados ayer por «homicidio voluntario» con carácter antisemita. El juez ha retenido que el acto estaba «motivado por la pertenencia verdadera o supuesta de la víctima a una religión y sobre una persona vulnerable». El viernes, los Bomberos descubrieron el cuerpo de Mireille Knoll, de 85 años, parcialmente quemado y acribillado a puñaladas, en el interior de su piso, que había sufrido un incendio. Un familiar de la mujer alertó a la Policía de que sospechaba que el autor de aquel acto podía ser un vecino que iba con frecuencia a verla, y que ese mismo día habían visto en el apartamento cuando habían ido a visitar a su madre.

El viernes se detuvo a un primer sospechoso, el lunes al segundo, «lo que impide acreditar la tesis de un acto de locura», asegura el presidente del Consejo Representativo de Instituciones Judías de Francia (CRIF), Francis Kalifat. Se refiere al «affaire Sarah Halimi», una mujer judía ortodoxa que fue matada por su vecino en París en abril del año pasado. Primero fue torturada y luego tirada por la ventana. «Para nosotros era un acto terrorista islamista». Otro vecino había escuchado al asesino gritar «Alá es grande». Sin embargo, pasaron once meses hasta que la Justicia reconoció que no se trataba de la acción de un loco sino de un acto antisemita.

Mireille Knoll tenía nueve años cuando en 1942 la Policía francesa realizó una redada masiva en la que detuvo a 13.000 judíos para ser deportados, la redada del Velódromo de Invierno. Ella y su madre pudieron escapar de París gracias al pasaporte brasileño que poseía su padre, como recordaba ayer uno de sus vecinos.

El principal sospechoso del asesinato era conocido por la Policía por actos de violación y agresión sexual; el presunto cómplice por amenazas y robo. Según «Le Monde», se echan la culpa el uno al otro, y uno de ellos afirma que su cómplice gritaba «Alá es grande» cuando agredió a la víctima.

El presidente francés, Emmanuel Macron manifestó su «emoción ante el crimen horrible cometido contra la señora Knoll» y reafirmó su «determinación absoluta para luchar contra el antisemitismo». El CRIF ha convocado para hoy a las 18:30 una marcha blanca para honrar la memoria de Knoll y manifestar la «unión contra el terrorismo». Recuerdan que el mismo día en que acababan con la vida de esta mujer judía, un terrorista mataba a cuatro franceses en Carcassonne y Trébes.

Numerosas personalidades y organizaciones llamaron a unirse a esta marcha, incluidos los partidos en su casi totalidad. No estará presente el Frente Nacional, cuya presencia ha sido rechazada por los organizadores. Las relaciones entre el CRIF y el FNhan sido históricamente tensas, especialmente por los comentarios revisionistas de su fundador, Jean-Marie Le Pen.

Últimas noticias