Boris Johnson y su pareja zanjan la polémica por la pelea entre ambos

Ambos rompen su silencio y afirman que únicamente se trató de una pequeña pelea como la de cualquier otra pareja después de encontrarse con la Scotland Yard en su puerta

Boris Johnson
Boris Johnson

Ambos rompen su silencio y afirman que únicamente se trató de una pequeña pelea como la de cualquier otra pareja después de encontrarse con la Scotland Yard en su puerta

72 horas después del altercado doméstico, el candidato a liderar el Partido Conservador, Boris Johnson, y su actual pareja y ex jefa de prensa del mismo partido, Carrie Symonds, han decidido al fin romper su silencio. Según ambos, lo ocurrido aquella noche no fue más que una pequeña pelea como la de cualquier pareja fruto de un exigente día de trabajo.

“Tanto Carrie como él están convencidos de que todo tuvo una motivación política y que están siendo víctimas de una campaña del odio”, afirmó uno de los miembros de la campaña de Johnson, “para ella esto es un gran problema”. Afirma que Symonds ha comentado con sus amigos que teme regresar a su piso, valorado en unos 750.000 libras, después de haber sido sometida a lo que según ella es una campaña para desprestigiarles.

Una versión que nada tiene que ver con la que sus vecinos, Tom Penn y Eve Leigh, comunicaron al cuerpo de policía británico Scotland Yard. Penn, que se define a sí mismo como anti Brexit, escuchó “gritos, portazos y golpes” que provenían del apartamento en la que se encontraban Johnson de 55 años, y su pareja Carrie Symonds, de 31, por lo que tras llamar a la puerta de Johnson y no obtener respuesta, decidió marcar el 999, número de emergencias en Reino Unido.

Penn y Leigh reconocieron que habían sido ellos quienes habían avisado a las autoridades además de haber grabado los ruidos de la disputa desde su casa y haberse puesto en contacto con The Guardian, uno de los principales periódicos británicos. “Mi única preocupación era el bienestar y la seguridad de mis vecinos”, afirmó Penn ante la Prensa.

En la grabación supuestamente podría escucharse cómo Johnson grita: “deja mi p... portatil” y a Symonds responder muy enfurecida tras reprocharle haber manchado el sofá con vino tinto. “Simplemente no te importa nada porque estás mimado. No te importa el dinero ni nada”, chillaba ella. “Symonds estaba diciendo ‘’sal de mi apartamento’’ y él respondía que no. Y luego hubo silencio tras los gritos”, continuó relatando Penn.

El joven de 29 años, cuenta cómo escuchó “gritos y golpes” en el domicilio de Symonds, que según la prensa británica, se referiría a Johnson en la intimidad como “mi osito borrachin”. Tras un fuerte golpe seguido de un silencio, Penn decidió subir y tocar tres veces la puerta en la que se encontraba el aspirante tory y su pareja. Cuando no obtuvo ninguna respuesta, decidió avisar a la policía que según él se presentó en el lugar en 5 minutos. “Avisamos de manera anónima y más tarde nos llamaron para agradecernos el aviso y para comunicarnos que todo estaba bien”, concluyó Penn.

“Mi única preocupación hasta este punto era el bienestar y la seguridad de nuestros vecinos. Una vez que quedó claro que nadie resultó herido, me puse en contacto con The Guardian, ya que sentía que era de gran interés público”, explicó Penn a la prensa.